Pídeme lo que quieras

miércoles, 24 de abril de 2013

Pídeme lo que quieras

Ficha Técnica

Título: Pídeme lo que quieras
Título Original: Pídeme lo que quieras
Saga: Pídeme lo que quieras#1
Autor/a: Megan Maxwell
Editorial: Esencia
Año de Edición: 2012
Edición: Tapa Blanda
ISBN: 9788408034513
Nº de páginas: 464
Precio: 14.90€

Género: Romántica Adulta

Sinopsis


Tras la muerte de su padre, el prestigioso empresario alemán Eric Zimmerman decide viajar a España para supervisar las delegaciones de la empresa Müller. En la oficina central de Madrid conoce a Judith, una joven ingeniosa y simpática de la que se encapricha de inmediato. Judith sucumbe a la atracción que el alemán ejerce sobre ella y acepta formar parte de sus juegos sexuales, repletos de fantasías y erotismo. Junto a él aprenderá que todos llevamos dentro un voyeur, y que las personas se dividen en sumisas y dominantes… Pero el tiempo pasa, la relación se intensifica y Eric empieza a temer que se descubra su secreto, algo que podría marcar el principio o el fin de la relación.

Mi Opinión

La verdad, yo jamás antes había leído un libro de Megan Maxwell, y es que hasta que llegó éste a mis manos, no había llegado ninguno otro anteriormente, e incluso hasta hace poco comencé a escuchar sobre ella. Pero no dejaba de escuchar alabanzas de este libro, e incluso según la propia editorial Esencia, Pídeme lo que quieras es el libro más vendido. Así que no he podido soportarlo más y he tenido que leerlo, ¿y qué creen? ME HA EN-CAN-TA-DO. De verdad, no pensaba que me iba a sorprender tanto, yo esperaba un 50 Sombras de Grey a lo Español, y como saben, a mi no me gustó nada, pero ¿Pídeme lo que quieras? Me encantó, y según mi opinión, no los compararía para nada, porque son totalmente diferentes, pero si alguien los quiere comprar, les digo que a mi opinión Grey no le llega ni a los talones a Pídeme.

La verdad es que estoy haciendo esta reseña y tengo veinte mil pensamientos en la cabeza, tengo como se dice… una guerra de ideas, así que por esta vez creo que voy a hacer esta reseña un poco diferente, y es que voy a analizar poco a poco el libro. Y es que creo que como me ponga a reseñar como lo suelo hacer voy a hacer demasiado spoiler, y eso no es naaada bueno.

La portada: Tengo algo importante que decir, y es que no sé quién la ha decidido, no sé si ha sido la propia Megan o la editorial, o no sé, pero… ¡¡Mil Gracias!! Y es que al fin puedo tener un libro de Romántica Adulta del que no tenga que pasar vergüenza cuando lo pido en la librería. Y es que esta portada es muy bonita, e inofensiva. Cuando lo llevas en las manos nadie piensa que es un libro de Erótica. La verdad, estaba un poco cansada de esas portadas de torsos desnudos de hombres, o un hombre y una mujer acariciándose, la verdad, están bastante bien, no me quejo por las vistas, pero dan un poquito de vergüenza.
Los Personajes:
Judith Flores. Guau, me encanta el carácter de esta protagonista, de verdad que me ha cautivado, y es que me encanta que no tenga pelos en la lengua, que no haga lo que los demás quieran, sino que se guía por sus propios principios. Además es luchadora, fuerte, decidida… Judith en verdad no la he visto como protagonista de libro, sino como una persona normal, que lo mismo te la puedes encontrar en la calle sin problemas, ella trabaja en una oficina, tiene que soportar a su jefa que le cae fatal, pero que no se ha ido porque le hace falta el trabajo, y cuando llega a casa, es como cualquier hija de vecino, quiere descansar, así que es bastante desordenada, es una chica muy familiar, sigue en continuo contacto con su padre y su hermana, y cuando tiene un par de días libres no duda en ir a Jerez para pasar el tiempo juntos. Como veis es bastante normal. Pero cuando conoce a Eric, su mundo se vuelve loco, y es que Eric no quiere que haga las cosas normales que ella siempre ha hecho, sino que quiere una relación con morbo, pero a diferencia de muchas protagonistas, Judith no comienza en este mundo para complacer a Eric, sino que lo hace porque siente curiosidad, y cuando lo prueba, se da cuenta de que le encanta, y quiere repetir e incluso en muchos casos es ella la que toma la iniciativa. La verdad, Judith me ha encantado.
Eric Zimmerman. También lo conoceréis en el libro como Iceman, el hombre de hielo, y es que cuando ves a Eric por primera vez te puede dar la sensación de que es un hombre serio, aburrido, como diría yo, Eric es un hombre de traje y corbata. ¿Qué os digo de Eric? Pues lo primero, me ha caído muuuy bien, es un hombre que te puede dar la impresión de que es frío como un bloque de hielo, pero cuando lo conoces… (dejemos un lado el plano sexual) descubres que es un hombre detallista, romántico, entregado, con los pies en el suelo. Además, durante casi todo el libro siempre le acompaña un aire de misterio, Eric guarda muchos secretos y hay momentos en que deseas matarlo por no contar las cosas y tenernos en vilo, pero cuando al fin te enteras de lo que oculta, lo comprendes, entiendes por qué no cuenta lo que pasa. Y en el plano sexual… bueno, no hace falta decir esto pero bueno, Eric es un amante de lujo, él no le gusta las relaciones “vainilla” pero no le importa tenerlas de vez en cuando, no quiere agobiar a Judith con su mundo, es más, le deja que ella marque el ritmo.
Resto de Personajes: Tenemos al ex novio de Judith, Fernando, que aun sigue enamorado de ella, y que va a intentar recuperarla, pero tranquilas, no se convierte el libro en un triángulo amoroso, sino que ahí está, como si fuese un pepito grillo diciéndole que Eric no es bueno para ella. Tenemos a la hermana de Judith, Raquel, que la verdad, me ha puesto bastante de los nervios, y es que es de las personas que cada cosa que les sucede necesita contarlo (actualmente conocidas por las que publican todo en Twitter, me voy a comprar, tweet, estoy viendo la televisión, tweet, acabo de besar a mi novio, tweet…) y como su mejor amiga es Judith pues la llamaba diariamente contándole, y es que me ponía de los nervios porque según la cabeza de Raquel, Judith tenía que estar todo el tiempo disponible para lo que le ocurriese, y si no le respondía la llamada, se presentaba en su casa sin llamar antes, además, yo ooodio los motes cariñosos, y cada vez que leía que la llamaba cuchufleta me daban arcadas. La jefa de Judith/la “subordinada” de Eric, Mónica, dioooos que mujer tan exasperante, me ponía de los nervios, delante de la gente se hacía pasar por una mujer respetable y luego por detrás se tiraba a todo lo que se meneaba, la verdad yo esperaba que Judith se la encontrara en su despacho tirándose a la maceta o con algún consolador o algo por el estilo. La ex novia de Eric, Rebecca/Bells, ella le ha hecho mucho daño a Eric, y la verdad no entiendo muy bien por qué va detrás de él, porque en ningún momento, creo, que nos da a  entender que quiere que regrese con ella, sino que la he visto más bien, como que quería demostrarle a Eric que ella podía tener las mismas cosas que él, no sé, me ha parecido muy rara esta chica, aunque sin duda ha tocado mucho las narices en la historia, y cuando piensas que has conseguido librarte de ella, aparece y te da la estocada final.

La Historia. Aquí es donde voy a profundiza un poquito más en la historia. La historia en sí me ha gustado mucho. Me alegro muchísimo que Megan haya dejado de lado el BSDM y se adentre en otra cosa del plano sexual, ya que todo no consiste en dominar y someter, hay más aspectos, y eso me ha gustado, para mí ha sido algo nuevo, porque hasta ahora no había leído nada parecido. Me ha encantado la forma de escribir de Megan y es que es una forma de escribir que se hace muy rápido de leer y para nada pesado, además me ha encantado el toque español y andaluz que le ha dado al libro, y es que como muchos de nosotros sabemos, tenemos nuestras muletillas lingüísticas, y cuando las he visto, como... que he conectado mucho más con la historia, porque ha dado la casualidad de que yo también soy andaluza y conocía bastantes, así que me he sentido un poco como en casa y ni me daba cuenta de ellas, porque me eran naturales (aunque me ha faltado algún quillo y ozú por algún lado xD ). La historia me ha parecido una montaña rusa, como la vida misma, y es que nada es perfecto y maravilloso, así que tiene sus altibajos, en un momento todo está bien y en otros quieres volarle la cabeza a alguien con una escopeta, y esto se intensifica mucho más cuando tienes personajes como Judith y Eric, y es que los dos son muy cabezotas, odian dar su brazo a torcer y tienen mucho genio.
Hay una cosa que sin duda me ha tocado la fibra sensible, y es la boquita de Judith (no peséis mal eeh). ¿Quién no ha leído alguna vez un libro, ha odiado a un personaje y no ha soltado alguna palabra mal sonante? Y si alguien ha levantado la mano no sé cómo está leyendo esta reseña, porque es demasiado mojigata (no os enfadéis eh). Bueno, pues Judith lo hace!! Dice lo que todos nosotros estamos pensando, que te cae mal la jefa, bueno pues Judith te dice que es una zorra, que se hace daño, pues dice Joder, como cualquiera de nosotros. Y sin duda una de mis partes favoritas del libro ha sido cuando Judith al fin le dice a su jefa lo que piensa de ella, vamos, para mí, un momento inolvidable.

Al principio de la historia vemos como Judith y Eric se conocen, y es en el ascensor de la oficina, éste se queda atascado y se quedan atrapados dentro, ninguno de los dos se conocen. Eric sintió algo por Judith en ese ascensor, quizás no fuese amor, pero si curiosidad (hablan durante el tiempo que están encerrados). Cuando al fin consiguen salir de allí comienzan las presentaciones y es cuando Judith se entera de que aquel hombre no es nada más y nada menos que el jefe supremo, el hijo de quien fundó la empresa, el jefe de su jefa, vamos, el manda más. Cuando vuelven a trabajar Eric le dice que quiere cenar con ella, pero Judith se niega, jamás cenaría con su jefe, es peligroso, pero al final Eric con sus mañas consigue que ella acepte. Pero cuando se reúnen… Eric le cuenta la clase de relación que le gusta tener a él y obviamente ella se asusta. Pero conforme pasan los días, se da cuenta de que no puede negar dos cosas... que se siente atraída por Eric, y que siente una gran curiosidad por todo lo que le cuenta Eric de ese sexo. ¿Qué sucederá entre ellos?

Y sin duda, cada vez que escuche Blanco y Negro de Malú, no voy a poder evitar acordarme de este libro, y es que cada vez que leía un trozo de la canción, no podía parar de cantarla, y es que la he tenido presente durante todo el libro, además como es una canción que me encanta, me ha llegado aún más al corazón.

Así que como veis me ha encantado este libro, y estoy deseando poderme leer la segunda parte porque me he quedado bastante intrigada con lo que pasa, además, ahora que he descubierto a Megan Maxwell y he descubierto que me gusta su forma de escribir, sin duda voy a leerme más libros suyos, que espero que me sigan sorprendiendo.



Pídeme lo que quieras es un libro lleno de emociones, un libro romántico, un libro morboso, un libro sensual, un libro adictivo, un libro… poco convencional. Es un libro en el que vas a sentir emoción, fascinación, intriga, odio, rabia, desconcierto. Un libro que sin duda no te va a dejar indiferente.
Es un libro que aunque es un poco largo, te llena de tal manera que parece un paseo. Un libro que engancha desde la primera página. Y quién sabe… quizás saque un lado morboso que jamás pensaste que llevarías dentro.

Mi clasificación

4 comentarios:

  1. excelente!!!!!me encanto estoy fascinada anhelando leer el que sigue!!!quiero un ahistoria asi!!!

    ResponderEliminar
  2. Excelente!!!
    Es una lectura adictiva , no he parado hasta terminar, me encanta Eric ... Lo adoro!!!
    Felicitaciones por tu comentario , Megan es una escritora de lujo ...

    ResponderEliminar
  3. Hola, creo que ya todo está dicho, el libro es fascinante, como dice la escritora es un largo pero maravilloso paseo. Confiezo como dice Megan que descubri mi lado morboso y me encanto. Felicidades a Megan Maxwell vaya manera de ponernos a imaginar. Que sigan los exitos y por favor sigue haciendonos soñar. Por cierto soy Mexicana y disfrute enormemente que en tú libro incluyeras a los mexicanos. PD. que hermoso canta Pablo Alboran, otra cosa más que agradecerte pues no lo conocía.

    ResponderEliminar
  4. no me gustó nada.. no es peor que Grey, pero tampoco bueno x)
    me sacaba de quicio los cambios de humor, el compartirla a ella, y todo ese rollo..
    además lo del tatuaje me pareció tan nenandertal x)
    un beesito

    ResponderEliminar