viernes, 16 de diciembre de 2016

The Wall of Winnipeg and me

The Wall of Winnipeg and me

Título: The Wall of Winnipeg and me
Título Original: The Wall of Winnipeg and me
Saga: - - -
Autor/a: Mariana Zapata
Género: Romántica Contemporánea
Idiomas: 
Vanessa Mazur sabe que está haciendo lo correcto. No debería sentirse mal por renunciar. Ser una asistente/ama de llaves/hada madrina del mejor defensa de la Organización de Fútbol, se suponía que sería temporal. Tiene planes y ninguno de ellos incluye lavar ropa interior extra grande más tiempo del necesario.
Pero cuando Aiden Graves aparece en su puerta queriendo que regrese, ella está más allá que impresionada.
Durante dos años, el hombre conocido como “El Muro de Winnipeg” ni siquiera podía encontrar algo en él para decirle buenos días o felicitarla por su cumpleaños. ¿Ahora? Está pidiendo lo impensable.
¿Qué se le dice al hombre que está acostumbrado a conseguir todo lo que quiere?


Este libro puede ser inadecuado para menores de 18 años debido a su contenido sexual, violencia y/o adicciones. Si decides leerlo es bajo tu responsabilidad.






Tengo que decir que amé completamente éste libro. Y fue el culpable de que durante 2 días fuera a clase habiendo dormido solo 3 horas. Pero mereció la pena.

Nuestra protagonista Vanessa lleva trabajando para Aiden desde hace cosa de dos años. Es su asistente personal. Pero vamos en verdad se encarga de absolutamente todo: lavar la ropa, cocinar, llevarlo a sus citas con el médico, llevar sus redes sociales, correos, hablar con su agente… vamos, todo lo que te puedas imaginar ella lo hacía.
Pero el sueño de Vanessa no es ser su asistente. Ella ha trabajado muy duro y se ha sacado su carrera de Diseño Gráfico. Es su profesión, pero también es un trabajo que ama hacer. Pero debido a que no tenía mucho dinero está endeudada por préstamos estudiantiles, y ya sabemos que abrir tu propio negocio no es barato. Así que trabajará para él hasta que consiga ahorrar el suficiente dinero como para poder mantenerse económicamente hasta que su empresa le de esos beneficios.

Al fin ha conseguido el dinero que necesita, y está encantada de despedirse finalmente de su trabajo como asistenta. Pero no pasa mucho tiempo para que Aiden vaya en su busca y le pida volver con él. Ella le dirá que no, pero no puede evitar seguir ayudándolo, y por culpa de un consejo que le da, se va a encontrar atada a Aiden durante 5 años.

¿Cómo puedes no saber que lo significas todo para mí? ¿No te lo he dejado claro?
No lo sé —tartamudeé —. ¿Me amas?
Su mirada fue tan intensa que parecía que el mundo entero se detuvo.
Dímelo tú. Nunca he dejado de pensar en ti. Me preocupo por ti todo el tiempo. Cada cosa hermosa que veo me recuerda a ti. No puedo acabar mis entrenamientos en Colorado sin desear que estés allí —respondió con tono firme —. Dime tú qué siento.
Con un arrebato de fuerza que no sabía que tenía, me puse de rodillas y me incliné para presionar mi boca en la suya.



Primero quiero hablaros del personaje de Aiden. Os prometo que al principio del libro me calló horrible. Trata mal a Vanessa, pero no os penséis cosas muy graves, en plan insultos ni nada de eso, sino que la trata simplemente como lo que es, una asistenta, y no tiene ni un gesto con ella. Me explico: ella todas las mañanas pues le dice “Buenos días” y él se queda en silencio. Ella le suele comprar algún detallito por su cumpleaños, llega el de ella y ni siquiera le da las felicidades. Aparte, le encanta dar órdenes, y es muy serio. Con deciros que Vanessa le tiene puesto como nombre en el móvil “Miranda Priestly” (sabréis quien es si habéis visto “El Diablo viste de Prada”). Comienza siendo un hombre cerrado, que no se relaciona con la gente, su concentración está puesta únicamente en el fútbol.
Pero tengo que confesar que conforme iba avanzando en el libro ha sido como en plan: “me he enamorado”. Él es así en un inicio y poco a poco vemos como va cambiando. Se preocupa por sus amigos, es menos huraño, se preocupa por Vanessa, incluso lo vemos sonreír y gastar bromas. Y tiene unos detalles con Vanessa que es en plan… me muero de amor. Cuando alguien la trata mal, él la defiende, y no acepta que hablen mal de ella, la abraza hasta que deja de tener miedo, le da apoyo moral, la apoya en su trabajo…
Desgraciadamente, ha tenido que pasar por muchas cosas en su vida. Perder a sus abuelos que los quería como a los padres que debió de haber tenido. Emigrar a los Estados Unidos para jugar al fútbol. Lesionarse y poner en peligro todo por lo que ha luchado…

Ahora hablemos de Vanessa, que ha sido otra protagonista que me ha encantado. Es todo lo contrario a Aiden. Es muy amigable, amable, risueña, llena de energía, soñadora. Y una cosa que confieso que me gustó es su genio. Mientras que trabaja para Aiden muchas cosas le hacen molestar y ella para no intentar matarlo (en esos dos años pensó muchas maneras de hacerlo y como esconder el cuerpo para que nadie la descubriera) pues ha aprendido a contar hasta 10. En más de una ocasión le dice lo que piensa sin ningún miedo a hacerlo, e incluso le saca el dedo. Pero cuando deja de trabajar para él, a la mierda lo de contar, siempre le dice lo que pasa por su mente, ¿que le tiene que decir que es un imbécil? Pues lo hace. Otra cosa que me gustó y me hizo mucha gracia es que es una completa fan de los dibujos animados: “Gru, mi villano favorito”, “Buscando a Nemo”, “Wall-E”…
Sin duda es una luchadora. Ha trabajado un montón para conseguir dedicarse a lo que ama, da igual todas las piedras que ha tenido en su camino. Ella se centró en su objetivo y lo consiguió. Igual que se propuso correr una maratón, ella tiene un problema en la pierna, y no tenía mucho tiempo para entrenar, pero se empeñó en que quería correr, quería superarse, quería hacerlo, y entrenó muy duramente, no llegó a donde tenía que llegar para el momento de la carrera, pero aunque creía que iba a morir si daba un paso más, ella continuó corriendo. Sin duda es un ejemplo a seguir.
Ella también lo ha pasado mal. Sobre todo ha sido en el ámbito familiar. Su madre estaba metida en tema de drogas, alcohol y novios que no tenían faceta de novios. Algunos de sus hermanos también cogieron el camino malo y terminaron hiriéndola. Incluso algunos de sus traumas se los ocasionó su propia familia. Debido a un accidente que tuvo fue llevada al hospital y como su madre no apareció, los médicos tuvieron que llamar a los Servicios Sociales, y pasó a una familia de acogida. Pero aun habiendo sido alejada de su familia, ésta sigue cerca de ella, y lleva muy mal que no la apoyen, como que ella siempre es la mala, como que todo está bien y que ella siempre exagera.

Me encantó como se crea ésta relación. Para nada es una historia de esas en que a los 10 capítulos ya están perdidamente enamorados. Sino que todo ese tema ha sido lento, para mi gusto, ha sido un acierto porque la historia lo pedía. Vemos como se van conociendo, sabiendo cada vez más cosas el uno sobre el otro, como pequeños gestos para algunos son grandes para otros. Poco a poco vemos como se van enamorando, si es que incluso lo puedes ir viendo con tus propios ojos como van cambiando. Como empezaron casi ni se decían hola, y poco a poco los vemos que se abrazan, ella se sube en el regazo de él, le prepara su comida favorita, se queda en su cama a dormir (a dormir ojo)… Es que no es hasta prácticamente el final del libro cuando ambos finalmente se declaran sus sentimientos, y lo hacen porque no pueden seguir ocultándolos por más tiempo, y van con temor porque se quieren tanto, que no dejan de pensar que si sus sentimientos no son correspondidos se van a separar. Me ha encantado ver como ambos han tenido sus problemas en el pasado, y cada uno ha conseguido ser fuerte para seguir adelante pese a ello, pero aun así, han encontrado un gran apoyo en la otra persona para seguir enfrentándose a ellos y no caer.
Y no solo son importantes en ésta historia los principales, sino que también tienen importancia los secundarios. Para mí el más importante ha sido Zac, el compañero de casa de Aiden y compañero de equipo. Ha sido algo así como el mejor amigo de Vanessa, una persona en la que puede confiar, con la que puede bromear, que sabe que siempre podrá contar. Además me encanta el sentido del humor que tiene.


¿Y ese epílogo? Por favor, ese epílogo ha sido como la última pincelada a la historia. Ha sido como decir y fueron felices para siempre. Hermoso epílogo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario