Scorched

viernes, 30 de diciembre de 2016

Scorched

Título: Scorched
Título Original: Scorched
Saga: Frigid #2
Autor/a: Jennifer L. Armentrout
Género: NewAdult
Idiomas:  
Algunas veces la vida te deja una marca.
La mayoría de los días Andrea no sabe si quiere besar a Tanner o darle un puñetazo en el estómago. Él es realmente sexy, con esa sensual mirada adormilada y cuerpo de bombero, pero es un gran mujeriego, y no pueden llevarse bien por más de unos cuantos minutos. Hasta ahora.
Tanner sabe que él y Andrea han tenido una épica relación de amor-odio durante tanto tiempo como puede recordar. Pero quiere más su amor que su odio. La desea. Ahora. Mañana. Pero cuanto más la conoce, se hace más evidente que Andrea tiene un problema. Ella está al borde,  cada vez que intenta agarrarla, se le desliza entre los dedos.
La vida de Andrea está fuera de control y no importa que Tanner quiera salvarla, porque cuando todo se desmorona y toca fondo, solo puede salvarse a sí misma.

Algunas veces la vida te hace luchar por el felices para siempre.


Este libro puede ser inadecuado para menores de 18 años debido a su contenido sexual, violencia y/o adicciones. Si decides leerlo es bajo tu responsabilidad.





Ya sabéis el profundo amor que le tengo a Jennifer L. Armentrout, da igual lo que escriba ésta mujer que no me lo pienso dos veces para ponerme a leerlo. Da igual que no sea un género con el que me sienta cómoda, si ella lo escribe lo leeré.
Pero aunque me encante su forma de escribir eso no quiere decir que todos sus libros me encanten. Éste es uno de los casos en el que no me ha entusiasmado precisamente. Más bien ha sido un libro que ni ha estado bien, ni mal. Ha sido Ña.

La historia se centra en dos personajes principalmente, Andrea y Tanner. Ella es una chica con buena posición económica gracias a sus padres, siempre ha estado rodeada de lujo. Pero también tiene sus problemas. Tanner es un chico un poco mujeriego, un bombero que en realidad quiere ser policía para seguir los pasos de su padre pero en ésta ocasión él sí que lo hará bien.
Lo que ocurre con ambos es que aunque se atraen no pueden ni verse, no dejan de pelear, meterse entre ellos. Vamos, que se llevan como el perro y el gato. Pero sus mejores amigos Sydney y Kyler (los protagonistas del primer libro) deciden ir de excursión los cuatro durante unas vacaciones que hay en la universidad. Es en este viaje donde dejaran un poco de lado esa mala actitud y se darán cuenta de que están enamorados.

Pero la cosa no termina aquí, eso es muy sencillo, así que tendremos que ver como ambos personajes se enfrenten a sus problemas, sobre todo Andrea que tiene uno muy grave. 

Necesitas ayuda.
Mi cerebro no podía quitarse esas dos palabras, no podía dejarlas ir. Sentí que iba a enfermarme. Como si en cualquier momento fuese a vomitar sobre los pantalones que había doblado en mi maleta.
Necesitas ayuda.


Tengo que decir que el gran problema de ésta historia es que no tiene nada original, nada nuevo. Es que los protagonistas también son tópicos, yo me suelo enamorar locamente de los protagonistas masculinos que crea Jennifer, siempre, pero con éste… no tuve ese flechazo, no está mal, pero no me he enamorado. Lo único que tiene de nuevo y original es como la autora trata el tema del alcoholismo, la depresión, la dependencia a consumir


Nos dicen que Tanner es un completo mujeriego que siempre está acostándose con cualquier chica, es más una de las razones por las que Andrea lo odia es que ella estaba secretamente enamorada de él, pero nunca se fijó en ella, pero sí en su compañera de habitación, porque los encontró teniendo sexo. Pero eso solo nos lo cuentan como un recuerdo, porque desde el segundo capítulo Tanner es un amor de chico. Aunque Andrea lo trata mal él la lleva hasta su dormitorio cuando está tan borracha que no se mantiene en pie, le sujeta el pelo mientras vomita, la protege de los chicos que se quieren aprovechar de ella… ¿Cómo me va a caer un chico mal cuando esto es lo que me presentan y solo lo malo es como un recuerdo del pasado? No sé… me faltó un poco más de desarrollo a su personaje.
Andrea. ¿Por dónde empiezo? Me sacaba un poco de quicio su actitud y no hablo solo de su problema, hablo en general. Es alcohólica. Bebe hasta el punto en el que se acuesta con chicos y ni se acuerda lo que hace, ni con quién se fue, como llegó allí, ni siquiera cuantos eran. Bebe hasta el punto en el que sus pies no la sostienen. Pero cuando le dicen que tiene un problema con el alcohol ella dice que no. Aquí es donde te das cuenta de que sí es una adicta. No ve que tenga un problema cuando es obvio que sí lo tiene.


En general la historia me supo a poco. No me ha llenado como me ha ocurrido con muchos libros de esta autora. Ha cogido demasiados tópicos. Y me ha faltado más sobre los protagonistas porque no he terminado de engancharme con ellos, sobre todo con el masculino es con el que he sentido más vacío. Sin embargo, me ha gustado leer como trata el alcoholismo de Andrea, el ver como el adicto no se da cuenta de que tiene un verdadero problema con el alcohol, que piensa que una copita de vez en cuando, en éste caso un par de cubatas cuando sale de fiesta, no pasa nada. Pero hay pequeños matices que nos va metiendo subliminalmente que son con éstos cuando te das cuenta de que sí es una adicta, como cuando tiene un momento de ansiedad y está pensando en tomarse una copa para evadirse, o cuando está contenta y se quiere tomar una copa para celebrar, o que dice me tomo solo una y nunca es solo una… Y como he  dicho antes, ella no se da cuenta, solo se da cuando alguien finalmente la despierta y le muestra en lo que se ha convertido. También me gustó ver todo el proceso que tuvo que pasar mientras estuvo en rehabilitación, como lo más importante es la disposición que tenga la persona, que no es si voy a una clínica voy a salir curado, no, tienes que poner de tu parte, trabajar día tras día en superarlo.


1 comentario:

  1. Veo que en esta ocasion con nuestra Jenny pinchas. De todas formas espero que llegue esta saga pronto a España para poder leerla.

    Saludos

    ResponderEliminar