Hablando de... Yo Lectora

miércoles, 25 de febrero de 2015

Hablando de…
Yo Lectora


No sé si alguna vez os lo he contado pero me gustaría contaros como fue mi vida como lectora, porque yo antes odiaba leer con toda mi fuerza y ahora se ha convertido en una parte importante de mi vida.

Así que… comencemos desde el principio…

Yo creo que a como todos los niños pequeños yo también amaba que mis padres me contaran cuentos, disfrutaba con esas historias, viendo las imágenes, escuchando la historia…
En mi casa teníamos los típicos libritos pequeños que cada uno de ellos era un cuento, y a parte tenía un libro súper gordo en donde había recogidos en él un montón de cuentos, donde ponía la fecha y a ese día del año le correspondía un cuento.
Vamos, que amaba los cuentos, y es más ahora de mayor me siguen gustando un montón. Tengo un gran libro que nos regaló mi madre cuando fuimos mayores a mi hermana y a mí, idéntico, donde hay un recopilatorio de cuentos de todo el mundo (La Sirenita, los Siete Cabritillos, La historia de cómo una vieja engañó a la muerte, Burukunuska…) y de ese libro estuve durante un tiempo haciendo la Sección Cuentos Tradicionales.

Vamos… que en resumen de pequeñita me gustaba mucho leer.

El problema llegó cuando entré en el colegio.
Comenzaron a mandarnos libros para leer que yo odiaba.
Cada vez que nos decían qué libro teníamos que leer durante ese curso literalmente me ponía enferma.
Entre Primaria y Secundaria tuve que leerme libros como El Quijote, La vida es sueño, El CID, La Celestina, Como Agua para Chocolate, Mi planta de Naranja lima, Romeo y Julieta, Tom Sawyer, Oliver Twist, El Principito…
Así que en ese entonces decidí que odiaba leer.
Tenía tanto odio por los libros que la amplia mayoría de ellos ni siquiera los leía, sino que veía la película o me descargaba un resumen de Internet para hacer los exámenes.
Enserio, ¿por qué nos odiaban tanto? ¿No podían mandarnos leer libros de nuestra época, novedades o libros que no fueran tan… castigo?
Creo que debido a esa tortura que me hicieron de pequeña es el motivo de mi odio actual por los clásicos.

Pero un año una buena profesora de Lengua (fue el último año de la ESO) fue la responsable de impulsarme a la lectura y que volviera a gustarme leer.
Ella hizo una cosa que ningún otro profesor se le ocurrió.
Nos dio un listado de libros, que incluía una sinopsis. Así nosotros podríamos elegir uno de esos libros para leer durante el trimestre.
Yo elegí uno que llamó mi atención casi inmediatamente, que fue La Sombra del Viento de Carlos Ruiz Zafón.
Cuando la librería me lo trajo finalmente volví a mi tortura. ¿Habéis visto lo gordo que es? Quizás no os parezca gordo, pero yo en esa época era una niña que con dificultad leía 100 páginas, imaginaros cuando tuve en mis manos un libro un libro de cerca de 600 páginas.
Por cosas del destino, casualmente todas mis amigas escogieron el mismo libro que yo y aquí fue lo que verdaderamente hizo que terminara leyéndomelo. MI VENA COMPETITIVA.
Todos los días iba a clase y nos preguntábamos mutuamente por qué página íbamos y como viésemos que alguien iba más adelantado que nosotras corríamos a llegar a casa para volver a coger el libro y ganarle.
Eso hizo que aunque me gustara el libro no lo abandonase o le diera largas. Eso hizo que consiguiera terminarme el libro en un mes. (Sí sé que parece mucho, pero os recuerdo mi ritmo)
Como terminé la lectura antes de que terminara el trimestre decidí escoger otra lectura de la lista y así fue como poco a poco en ese curso leí muchísimo. Y lo genial de eso es que me hizo querer leer más. Así que me compré todos los libros que había publicado Carlos Ruiz Zafón (debido a eso pillé un empacho de él y ahora no puedo tocar ni un libro suyo, pero Carlos no te enfades, tienes un hueco en mi corazón). Luego quise más y leí Cazadores de Sombras, Los Juegos del Hambre…

¿Cómo empecé con la Literatura Romántica?
Pasé esa época leyendo puramente Juvenil Fantástica.
Me negaba a leer algo romántico, ya que yo no soy nada cariñosa y es más, como me pongas una película pastelosa me pongo a vomitar arcoíris.
Pero debido al boom que fue Crepúsculo, mi prima no me recomendó ver la película, sino que me amenazó de muerte si no la veía. Así que la tuve que ver, y admito que me gustó y tuve ganas de ver cómo continuaba la historia, así que me leí al completo la Saga (aunque actualmente no la puedo ni ver, está en el lado oscuro de mi estantería donde nunca ve el sol).
Así poco a poco añadí más libros de romántica a mi lista de lecturas, pero aún seguía con la parte de Fantasía, Ciencia Ficción… porque sentía que sería incapaz de leer cosas tan cursis

¿Cómo comencé con la Romántica Adulta?
Yo lo siento, pero soy, o era (ya no sé), un poco inocente. Mi mente era algo así como todo maravilloso y con flores. No había un lugar para imaginarme escenas de sexo.
Un día estaba en una librería y un libro me llamó la atención. Tenía la portada roja y se veía como una chica le mordía el cuello a un chico. No lo iba a comprar pero leí las últimas frases del libro y me hicieron sonreír así que me decidí a llevármelo a casa. Así fue como compré Amante Oscuro de JR. Ward.  No leí la sinopsis al completo, solo leí que iba sobre Vampiros, verdugos, guerra… y dije esto es lo mío.
Sinceramente no pensé que era de Erótica, porque en mi cabeza esos libros estaban en partes escondidas de las bibliotecas y tenían portadas muy específicas. Que incluso solamente tendría acceso a esa sección el/la dueñ@.
Pero cuando empecé a leerlo… no tardé mucho en darme cuenta de que no era el libro que yo creía que era. La verdad es que me escandalicé muchísimo, me ponía roja como un tomate cada vez que leía una escena de sexo, nunca quería tener el libro a la vista por si mis padres le echaban un vistazo al libro y me llamaban pervertida… enserio, me gustó la historia, pero lo pasé francamente mal. Y es que creo que era demasiado pequeña para leer algo así, no recuerdo bien la edad, pero eso no importa, lo que importa es tu edad mental.
Me escandalicé tanto que me negué a leer un libro de ese género hasta que no fuese más grande.
Pero me olvidé completamente de mis normas cuando tuve entre mis manos El Libro de Jade de Lena Valenti, me enganchó tanto la historia que poco a poco le dejé de tomar tanta importancia a las escenas de sexo, y las vi como un añadido a la historia. Y poco a poco sin darme cuenta ya estaba leyendo el tercero de la Saga y comprándome las continuaciones de JR Ward.

¿Cómo soy actualmente?
Actualmente leo un 80% de Romántica, antes lo rechazaba y ahora es lo que más leo.  Y quizás un 60% de ese 80% es Romántica Adulta.
Tengo pensado hacer un mes de volver a mis orígenes. Es decir, estar un mes leyendo esos libros Juveniles Fantásticos (o no tan juveniles) que me atraparon cuando era más pequeña, libros como los de Trudi Canavan, Maze Runner, Cazadores de Sombras: Los Orígenes…
Sigo teniéndoles mucho odio a los clásicos aunque voy a intentar quitármelo poco a poco. Me niego a leer cosas que no me gusten o que sienta que es un suplicio leerlo, Leo porque me gusta, no porque alguien me obliga.

Los libros sin duda se han convertido en una parte importante de mi vida.
Amo vivir historias a través de ellos. Me encanta poder sorprenderme. Me encanta como puedo enamorarme hasta las trancas de personas que no existen.
Y no solo eso, sino que gracias a mi amor por la lectura he conocido a gente maravillosa que disfruta del mismo pasatiempo. Me encanta poder hablar con ellos y en un momento hablar de cómo nos ha sorprendido un giro de acontecimientos, como preguntarle cómo le ha ido el examen que ha tenido esa mañana. Personas que sientes cerca y viven a decenas o miles de kilómetros de ti, o ni siquiera viven en tu mismo continente.
He descubierto que me encanta escribir historias, me gusta crear yo mismas aventuras para personas imaginarias y que vivan cosas maravillosas.
Es tan importante para mí los libros y me han ayudado tanto como persona que desde hace bastante tiempo que estoy pensando tatuarme algo al respecto. Tengo pensado el qué (es una sorpresa) y espero poderlo hacer pronto. Pero primero tengo que hacer algo en mi vida y como recompensa lo haré. Espero poder enseñarlo (pero no lo esperéis pronto, yo calculo 2 años o así)


Lo admito, yo antes odiaba leer y sufría cada vez que tenía que hacerlo, pero ahora se ha convertido en una parte importante de mí.

¿Y vosotros, cómo era vuestro yo lector?

1 comentario:

  1. Eres una rara de la vida.. pero te adoro, y lo sabes.
    Me has llegao al alma con lo de La sombra del viento, porque también es un libro hiper importante en mi vida.
    Y luego lo de inocente... NOOOOOOOO QUEEEEE VAAAAAAA! La gracia de todo esto, es que yo también era una inocente antes. Era de esas chicas sosas, inocentes, rancias y muy muy puñeteras a las que todo le da asco, todo está mal, y son super cerradas. Pues sí, aunque no te lo creas, era así. Yo leía mucho, pero siempre juvenil, manga y muchisima novela histórica. Nada de sexo.
    Entonces conocí a mi primer novio y él me pervirtió.. o como a mí me gusta decir, rompió mi coraza y dejó salir a quién realmente soy. De ahí empecé a leer y comprar manga de chicas pero adulto, y poco más.
    Entonces a los 17 me regalaron en el instituto: Flores en la tormenta, de Kinsale, y me gustó. Mira que ese libro es pobre y sin casi sexo, pero me llamó la atención. Entonce sun compi de alemán me recomendó a Kenyon, y de ahí ya... pues fueron llegando. Mi mejor amiga me recomendó a Kleypas, luego a Ward... y ya abrí mi horizonte y ahora es lo que más leo :)
    Pues eso que me callo.
    Que te quiero guaapeerrima mia!

    ResponderEliminar