Hablando de… Bajo la misma Estrella

miércoles, 29 de octubre de 2014

Hablando de…
Bajo la misma Estrella

La entrada de hoy es algo especial, y es que estas cosas no las hago muy a menudo en el blog, pero como digo, hoy es uno de esos casos especiales.
Hoy me gustaría hablaros de la Adaptación de Bajo la misma estrella.
Seguro que estáis diciendo:
¡Pero Nikki hace meses y meses que se estrenó la película!
Ya lo sé, tranquilos, desde el día que se estrenó en el cine estuve detrás de verla, es más, me leí el libro semanas antes para poder hacerlo, pero por una cosa o por otra no tuve la oportunidad de ir a verla al cine y una vez estuvo en mi ordenador nunca llegaba a verla porque no quería ponerme sentimental. Pero finalmente me decidí a verla.
Y sinceramente no pensaba traeros una entrada al respecto, pero después de verla, como… que no sé… tenía ganas de compartir con alguien mis impresiones, y en un momento de locura –llamadme loca si queréis por pensar esto- recordé que tenía un blog donde podía compartir mis pensamientos. Así que aquí lo tenéis…

Cuando recordáis mi opinión del libro no fue realmente de cinco estrellas, y es que el libro me resultó muy denso, no terminé de cogerle el tranquillo a la pluma de John Green, el amor entre Gus y Hazel me resultó caído del cielo…
Que en ningún momento estoy diciendo que el libro fuera malo, sino… simplemente que no estaba hecho para mí.

Pero la película… definitivamente ha sido otra cosa.
La puse con un pensamiento en mente, tenía que conseguir sacarme algún sentimiento, el que fuese.
Os resumiré un poco mis sentimientos viéndola: el 80% de la película estuve con una sonrisa estúpida en la cara, esa sonrisa  que cuando alguien te pregunta por qué sonríes nunca se lo podrías explicar porque no lo entenderían, pero tampoco puedes dejar de sonreír. Y el otro 20% estuve con un nudo en mi garganta. Así que no he llorado, no he derramado ni una sola lágrima. Pero no importa, no es importante, no soy de lágrima fácil.

Y aquí es donde van a comenzar los spoilers en esta entrada, así que si no habéis visto la película o leído el libro y no queréis ser spoileados, deteneos ahora mismo.

Desde que vi a Hazel Graze tendida en ese campo ya comenzó mi cara a proyectar una gran sonrisa, pero cuando vi a Augustus Waters chocar con ella, comenzó mi calvario de dolerme las mejillas porque mi sonrisa iba de oreja a oreja.

No puedes elegir si van a hacerte daño en este mundo, pero sí puedes elegir quién te lo hará

Esta frase me ha venido como anillo al dedo, porque esta película me ha hecho daño. Y he elegido que me lo hicieran. Y otra frase que dicen mucho en la película y que me gustaría utilizar es…

Porque yo creo que eres especial ¿Eso no basta? Crees que la única forma de que tu vida tenga sentido es que todo el mundo te recuerde y te amé. Adivina qué Gus. Esta es tu vida ¿de acuerdo? La única que tienes. Nos tienes a mí, a tu familia, este mundo y eso es todo. Y si eso no te basta, lo siento, pero no es poca cosa. Porque yo te amo. Y yo te voy a recordar.

Porque quizás para algunos no haya significado nada, pero para mí si lo ha hecho y la voy a recordar.

Os juro que la escena de la casa de Ana Frank tenía el corazón en un puño viendo a Hazel subiendo las escaleras, pero a la vez estaba gritándole ánimos porque me parecía súper fuerte por no rendirse, por seguir luchando. Podía ser algo insignificante el subir, pero para ella era un gran esfuerzo y luchó para llegar arriba, no se rindió y fue al camino fácil.
La escena en la casa de Peter… dios… no sabéis las ganas que tenía de coger a ese hombre de la bata y empujarlo a la chimenea mientras le gritaba lo gilipollas que era. Enserio, no sé cómo ellos  se contuvieron de hacerlo.
La escena del avión para ir a Amsterdam, sin duda una de mis favoritas. Estaba riendo a carcajadas por el pobre Gus.
Y sin duda mi escena favorita aquí también ha sido la del pre-funeral de Gus. Os juro que si hubiera tardado un par de minutos más sí me hubiese puesto a llorar. Y soy de las que si lloran no les cae una lagrimita y ya, no, soy de las que si lloran se ponen como magdalena y le faltan pañuelos. Así que si se hubiese alargado la escena hubiese caído al llanto.
Oh, Oh, y la escena de cuando Isaac tira los huevos al coche de Mónica os juro que estaba animándolo para que acertara, y luego con el discurso de Gus cuando aparece la madre… os juro que me quedé con la boca abierta.
Y así contándoos escenas por escenas podría ocupar páginas y páginas, y es que hay tantas que se me han quedado en la mente y tengo tan buenos recuerdos de ellas…

He sentido que como la película todo ha estado más concentrado, todo ha sido rápido, y no me ha dado tiempo a la imaginación ni a reponerme, la he sentido más, es decir, me ha llegado más profundamente que el libro. Así que han sido 2h de pura emoción.
Y sin duda, volveré a verla y la guardaré en un lugar muy preciado. Y si teníais dudas…

¡¡LA SÚPER MEGA ULTRA HIPER RECOMIENDO!!

1 comentario:

  1. Me encantó el libro y me encantó la peli.
    Además creo que es una buena adaptación porque respeta mucho el libro y las emociones.
    Coincido contigo: hipermegarecomendadísima =)
    un besito guapa!

    ResponderEliminar