Cuentos Tradicionales#3 El lobo y los siete cabritillos

domingo, 4 de agosto de 2013


EL LOBO Y LOS SIETE CABRITILLOS
Los hermanos Grimm

Este cuento también es uno de los que muchos de ustedes conocen.
La madre cabra que va al bosque en busca de comida y deja a sus cabritillos solos en casa. La madre advierte a sus hijitos de la presencia del lobo. El lobo intentando entrar a la casa y siendo descubierto por su voz ronca. El lobo intentando entrar a la casa y siendo descubierto por sus patas negras. El lobo consiguió entrar a la casa. Los cabritillos salieron corriendo y se escondieron por la casa. El lobo se comió a seis de los cabritillos. El lobo durmiendo a pierna suelta en un prado. La madre cabra volviendo a casa y se encuentra con todo revuelto. Sale el séptimo cabritillo y le cuenta todo lo que pasa a su madre. Rajan al lobo y salen los seis cabritillos vivos. Llenan de piedras el estómago del lobo. El lobo muere en un pozo.
¡Comencemos a analizar el cuento!


La madre. A ver no voy a juzgar que la madre haya dejado solo a sus hijos, porque ¿qué madre no nos ha dejado alguna vez por un ratito porque tiene que ir a comprar algo con urgencia y no hay nadie alrededor para cuidarnos. No, no voy a juzgar eso. Sino… ¡Guau! Menuda sangre fría tiene la cabra para abrir en canal al lobo, coserle la barriga y luego ir a hacerle de comer a sus hijos.
Los hijos. ¿No se les ocurrió preguntarle algo para verdaderamente ver si era su madre? ¿Y si en vez de ser su madre resulta ser una mamá conejo? Tiene patas blancas y voz dulce. No sé… como… no sé, quedar en una clave secreta para saber que verdaderamente es ella, una palabra, una frase ¡algo!
El lobo. Porque murió en Caperucita Roja sino que pensaría que era el mismo ¿Cuántos lobos tienen ese desagüe de garganta? ¿Quién es capaz de comerse seis cabritillos sin tener que masticarlos?
Los comerciantes. ¿Veis normal que un lobo entre en vuestro negocio y os diga “únteme la pata de harina”? Emmm… como que creo que no, pero yo personalmente veo hasta raro que un lobo entre a mi negocio.


Sinceramente creo que este cuento no está dirigido a los niños sino que a las madres. ¿Cómo se le ocurre dejar a los niños solos en casa con la única indicación de que no abran la puerta a nadie que tenga las patas oscuras y la voz ronca? Hay que ser más responsable y tomar medidas más responsables, no sé… establecer una palabra clave que solo conozcan ellos, que miren por la ventana, poner una mirilla en la puerta…

Este cuento no ha sido tomado por Los hermanos Grimm, sino que lo crearon ellos mismos.


¿Habéis leído el cuento?

¿Qué os ha parecido?

1 comentario:

  1. Yo no he leído el cuento, aunqie considero que es tanto una advertencia para las madres como para los niños y para empezar no deberían abrirle la puerta ni a su propia madre.
    Un beso

    ResponderEliminar