Hablando de... Cosas que no he hecho como lectora

miércoles, 7 de enero de 2015

Hablando de…
Cosas que no he hecho como lectora




Me considero una gran lectora.
Leo más de 100 libros al año, no dejo de leer novedades de libros, no dejo de buscar nuevas adquisiciones, me encanta ver videos de booktubers, es más, creo que hasta un blog literario tengo…
Sí, creo que me puedo considerar en la liga de Lectores. Vamos, una friki de la lectura.
Pero me he dado cuenta de que hay cosas que nunca he hecho como lectora, así que voy a hacer una lista de cuales han sido esas cosas.

1.     Nunca he sacado un libro de una biblioteca
Sí, sé que es un pecado no haber hecho esto pero la verdad es que nunca lo he hecho.
Cuando he dicho voy a sacar un libro de la biblioteca siempre he tenido problemas, en mi pueblo no lo he podido hacer sencillamente porque no hay biblioteca si es algo que aún no lo entiendo, pero para que alucinéis más no existen librerías, pero eso sí, tenemos 6 supermercados, sabemos de qué hay prioridad y en la ciudad donde resido donde estudio me exigen que para hacerme el carné de biblioteca debo estar empadronada en la ciudad. ¿Enserio me tenéis que dar tantas pegas?
Otra razón por la que no he sacado libros en las bibliotecas, o mejor dicho, porque no piso una biblioteca es porque cuando lo hago me comienzo a sentir súper mal. He intentado ir a estudiar en una biblioteca pero no aguanto más de 15 minutos, me siento ahogada, me siento encerrada, me pone nerviosa tener esas estanterías llenas de libros a mi alrededor y saber que detrás de ellas hay paredes, además el silencio que hay me pone muy nerviosa, cualquier ruido, aunque sea el que sale cuando la persona que hay sentada delante de mí está escribiendo, me distrae aunque luego en mi casa puedo estar leyendo con la tele encendida que no me distraigo.

2.     Nunca llevo un libro en el bolso
Vamos a aclarar una cosa antes, NUNCA suelo llevar bolso. Así que no es raro decir que nunca llevo libros en el bolso.
No me gusta llevar libros encima porque nunca pienso que lo voy a necesitar, además yo que no estoy acostumbrada a llevar bolsos llevar el peso de un libro ya me dificulta mucho más decidirme llevarme uno. Da igual que tenga un viaje en autobús de 2 horas que no me lo voy a llevar. Además en verano me compré una Tablet porque me resultaba más práctica para estudiar que el eReader que murió juro que no fue mi culpa simplemente murió porque llegó su hora y cuando la compré realmente no pensé mucho en las pulgadas porque me compré una de 10.5, así que si me quiero llevar la Tablet a algún lado tengo que ir con un bolso estilo maleta para que quepa, lo que me niego a hacer.
Reconozco que hay veces que si me odio por no llevarme nada de lectura en el bolso, como momentos en los que llevas 2 horas en la consulta del médico esperando a que llegue tu turno, o cuando estás en la estación esperando tu autobús y lo único que puedes hacer es mirar el andén donde debería estar tu autobús pero misteriosamente se ha retrasado media hora… Así que lo único que hago en éstos casos es sacar el móvil y sacar algún libro que misteriosamente haya metido en el móvil meses atrás, que ni recuerdo haberlo hecho ni de qué trataba, pero me pongo a leerlo en una pantalla de 4 pulgadas.

3.     Nunca he hecho cola por horas para conocer a un autor que me gustara
Ni he hecho cola, ni he viajado por horas a otra ciudad para conocerlo.
Admito que me gustaría hacerlo alguna vez, pero cuando me lo propongo siempre surge algo que me impide viajar. He dicho decenas de veces que quisiera ir a la Feria del Libro de Madrid o Barcelona ya que son las ciudades donde más autores van en ese par de días, pero misteriosamente siempre por esas fechas me terminan poniendo exámenes, no puedo viajar sola, no encuentro hotel, mis padres me piden que vuelva a casa, tengo un trabajo que me va a tomar todos esos días…
Espero algún día conseguirlo y tacharlo de ésta lista

4.     Nunca he prestado un libro
Me cuesta un montón prestar algún libro a alguien, estoy hablando de físico, en digital no me importa. No importa cuánto conozca a esa persona y lo mucho que confíe, cuando alguien me dice ¿me prestas ese libro? Una lucha interna aparece en mi interior.
Así que sin contar a mi hermana, que aun así cuando se lo presto le digo como le pase algo a uno de mis libros te hago rodajas y te sirvo para la cena, pero con cariño que conste. Nunca he prestado un libro.

5.     Nunca me he quedado parada durante horas pensando en cómo será el ambiente que describe un libro
Lo reconozco, soy pésima imaginándome lo que escribe un autor.
Te puedes tirar párrafos y párrafos describiéndome un prado, pero que en mi cabeza voy a ver una mancha verde y si me dices que hay animales, siempre, siempre me imaginaré que hay vacas.
Soy una persona con gran imaginación pero se me hace imposible imaginarme lo que escribe una persona. Soy nula para eso.
Ha llegado esto a tal punto, que si me dices que la protagonista principal es morena y acabo de ver una película hace 5 horas, voy a ver a la protagonista del libro con la misma cara que la protagonista de la película aunque sea rubia. Y quizás lo haga hasta el final del libro.
Por eso se me desencaja la cara cuando veo algunas adaptaciones literarias y veo esos escenarios. Algunos dicen, oh, yo me lo imaginaba igual –pongamos por ejemplo Divergente- con los edificios así derrumbados, las divisiones… yo me imaginé un pueblo con un puñado de casas *FIN* así que cuando vi ese Chicago en la pantalla, casi se me rompe la mandíbula.

6.     Nunca he escrito en un libro
Si no contamos que hace años tenía la costumbre, la verdad no sé de donde me vino, de escribir al principio del libro mi nombre y el año en el que lo compraba. Jamás he escrito en un libro. Ni lo he subrayado, ni lo he pintado con marcadores… nada, lo más cerca de eso que he hecho es poner post-it.
La verdad es que tengo pocos libros físicos –para mi gusto- porque me puedo tirar meses ahorrando para poder comprarme uno, porque en ocasiones ahorro el dinero necesario pero como no vivo en casa decido gastarme ese dinero en algo que me hace más falta que comprarme libros que es lo que verdaderamente me apetezca. Así que maltratar un libro así me parece como una puñalada, es más, incluso cuando se me dobla una página me da un mini infarto. Así que tengo mis libros súper mega ultra cuidados.

7.     Nunca en un día de lluvia me he puesto a leer un libro con mi manta
Un día de lluvia no me invita a quedarme en casa con mi mantita, un chocolate caliente y un buen libro. Lo siento pero no. Yo soy como el tiempo, si está lloviendo estará nublado, y nublada es como estoy yo. Cuando llueve lo único que me apetece hacer es dormir o en su defecto tumbarme en la cama con la manta y ponerme a ver una película o una serie. Cuando llueve me entra por el cuerpo una vagueza que hacer cualquier cosa me parece un gran esfuerzo, aunque sea hacerme unas palomitas para ver la película, así que sostener un libro…
Es más, creo que en los días de lluvia son cuando leo menos.


8.     Nunca me he encadenado a una librería
Sé que algunos entráis en una librería y no sois capaces de salir por voluntad propia, pero la verdad es que yo si salgo y realmente no tardo mucho. Doy una vuelta a la librería, una vez tenga localizada donde están los libros que me interesan me pego a esos lados y comienzo a ver lomos y cuando uno llama mi atención, lo cojo, leo la sinopsis, si me llama la atención lo apunto en mi móvil y lo vuelvo a poner en su lugar.
Tengo una amiga que literalmente la he tenido que empujar de una librería para que podamos salir, y ya ni os menciono cuando hay feria del libro.

9.     Nunca le he dado una segunda oportunidad a un libro
En pocas ocasiones decido dejar un libro a medias un libro, solo lo hago cuando definitivamente no puedo leerlo, cuando en todo un día no avanzo más de una página, o porque odio la historia, odio los personajes o… no sé. Pero si decido no terminarme un libro tengo que tener un argumento muy fuerte para hacerlo, y si  lo hago está claro que no le voy a dar una segunda oportunidad, da igual que la persona en la que coincida en gustos por los libros venga y me diga que lo lea que es un gran libro. NO LO VOY A HACER.

10.           Nunca he dicho, tengo que dejar de leer
Hay veces que mi cabeza dice, deberías dejar de leer, bien porque en ocasiones estoy tan ocupada que no tengo tiempo ni para respirar, pero aun así siempre termino sacando un rato para coger un libro, y mi cabeza dice… si dejaras de leer podrías utilizar ese tiempo para hacer otras cosas más provechosas, como adelantar trabajo, estudiar más o algo tan estúpido como es el dormir, quizás.
Pero me da igual lo que me diga mi cabeza, he descubierto mi mundo en los libros y no soy capaz de decirle todavía adiós ¿habrá un grupo de desintoxicación para los amantes de la lectura? Es más, en épocas de exámenes me tengo que poner el propósito que mientras que dure ésta época no puedo coger ningún libro, porque cualquier libro me parece más interesante que mis apuntes, aunque sea el caminar de la hormiga africana ¿existirá ese libro? Así que no puedo hacerme con distracciones. Y os aseguro una cosa, después de una semana no queréis verme, tengo un mono… soy capaz de cuando vuelvo a coger un libro pasarme desde que me levanto hasta que me acuesto leyendo, no importa si son 18 o 20 horas seguidas, lo hago, porque hasta que no lo hago no me siento bien.
Así que para nada tengo pensado dejar de leer.


¿Qué cosas nunca habéis hecho como lectores?

¿Coincidimos en algunas?

4 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Madre mía, eres un clon mío!! Cuando empecé a leer la entrada por curiosidad iba pasando punto a punto y diciendo ¡no puede ser! Jajajaja Coincidimos en todo, menos en la última, porque yo si que me impongo dejar de leer en época de éxamenes (ya que cuando cojo un libro no soy capaz de dejar de leer) y cuando paro de leer me paso discutiendo mentalmente lo que va a pasar después, una rallada xD
    Muy divertida la entrada, en general lo has clavado con lo del prado, mancha verde y si te dicen animales vacas pastando jajajaja
    Un besito <3

    ResponderEliminar
  2. ¡Hooola! Comparto muchísimos puntos, como el de las bibliotecas (no cojo libros porque no, no puedo; y tampoco puedo estudiar sentada como una marmota, necesito movimiento, pasear por mi pasillo como un zombie), tampoco suelo llevar libros en el bolso, porque sé que no los voy a leer, ni he ido a ver a un autor que me guste. Lo de prestar libros lo he hecho un par de veces... Pero no más. La segunda no paso nada, pero a la primera persona que se lo dejé, me lo devolvió (encima era uno de Harry Potter) con una página pegada con celo o.O Te juro que me dieron ganas de matarla. xD
    Y no soporto escribir en los libros. Es superior a mí. A ver, un libro es puro, huele bien, tiene letras perfectas impresas... ¿Para qué vas a ir tú, con tu bolígrafo azul de birria, a manchar la página?¿Para qué? Uhhhhh Y bueno, lo de dejar de leer me lo digo a veces, sobre todo si es muy tarde y tengo que madrugar. Pero no funciona.
    Me ha encantado el post :3
    ¡Besos y nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco soy de llevar bolso, me resultan un coñazo y tampoco saco libros en la biblioteca, me da pena tener que devolverlos si me encantan jeje

    ResponderEliminar
  4. Eres una hereje y lo sabes... debería darte vergüenza no haber entrado jamás en una biblio, yo habré leído más d 500 libros de biblioteca SEGURO x) He prestado libros y sigo haciéndolo, soy la biblioteca de mis amigos x)
    Hice cola para conocer a Carlos Ruiz Zafón y tener su libro firmado, siempre llevo un libro en el bolso cuando voy a la uni porque tardo 1 hora en tren... y así aprovecho. He leído en casa con manta, lloviera o no lloviera, mis libros siempre están escritors, subrayados y con cosas... cuanto más los amo, más escritos están... y sí, si he dado oportunidades a libros :)
    no me he encadenado nunca a una bilbio, eso si que no...
    y pensándolo bien, no sé que No he hecho como lectora... mmmm
    Nunca he conseguido no enamorarme de personajes de las historias que leo..
    No consigo dejar de leer las sagas.. cuando empiezo una, la termino, aunque no me guste.. excepto casos muy muy concretos, en que NO puedo realmente
    Nunca he juzgado un libro por su portada o edición
    Nunca le he dicho que no a un clásico, libro gordo o recomendación de alguien
    no se.... mmmm
    pues eso, q eres un poco rarita mi querida granaina
    un beesito

    ResponderEliminar