Lo siento mamá, pero yo me voy por el lado oscuro

viernes, 17 de diciembre de 2010

Pero tranquila, que voy bien acompañada


¿Qué madre no nos ha dicho alguna vez...
Ten cuidado cuando vuelvas a casa,
no vayas por callejones oscuros y
nunca, nunca vayas sola.
Nos lo han repetido hasta la saciedad, hasta el punto en el que ellas abren la boca para decirla, y las callamos diciendo su majestuosa frase.

Desde tiempos inmemoriales, las chicas les hemos hecho caso ¿qué ingenua hija no le hace caso a los sabios consejos de su experta progenitora? Nadie, por ello todas iban en grandes grupos de seis o siete, lo que se llamaban piñas, que te acompañaban hasta casa, jamás tiraban por callejones oscuros, los sitios más transitados eran todos aquellos que había farolas cada metro, si tenías que ir solas siempre llevaban en el bolso un spray de pimienta.

Pero en la actualidad esto ha cambiado ¿a que se debe? Yo os lo diré a la literatura fantástico/romántica. Ella y sus autoras son las culpables. ¿Cómo vamos a seguir sus consejos cuando sus protagonistas femeninos se encuentran con tipos como estos.

'' Mientras forcejeaba, alguien salió de detrás de la
columna y apareció ante su vista: un muchacho, tan
joven como Isabelle e igual de atractivo. Los ojos
leonados le brillaban como pedacitos de ámbar. (…)
El muchacho de los ojos leonados alzó las manos, y las
mangas oscuras resbalaron hacia abajo, mostrando las runas
dibujadas con tinta que le cubrían las muñecas, el dorso y
las palmas de las manos''

Primer encuentro de Clary y Jace. Ocurrió en Pandemonium, un club nocturno al que fueron Clary y Simon, pero esta se encuentra con Jace atacando a un chico con el pelo azul. Libro: Ciudad de Hueso. Culpable: Cassandra Claire.

''Por todos los santos, aquel desconocido era colosal. Si su apartamento era pequeño, con su presencia pareció reducirlo al tamaño de una caja de zapatos. Debía medir por lo menos dos metros (…) Llevaba puesta una cazadora a pesar del calor, y sus largas piernas también estaban cubiertas de cuero. Usaba pesadas botas con puntera de acero, y se movía como un depredador. Tenía la mandíbula prominente y fuerte, labios gruesos, pómulos marcados. El cabello lacio y negro, le caía hasta los hombros desde un mechón en forma de uve en la frente, y en su rostro se apreciaba la sombra de una incipiente barba oscura. Las gafas de sol negras que usaba curvadas en los extremos, se ajustaban perfectamente a su rostro y le conferían un aspecto de asesino a sueldo. (…) Fumaba un cigarro fino y rojizo, al que dio una larga calada haciendo brillar el extremo con un resplandor anaranjado. ''

Impresión que tiene Beth de Wrath, cuando este entra en su casa mientras ella duerme. Libro: Amante Oscuro. Culpable: J.R. Ward

'' Apoyado de codos en la baranda, él la observaba
desde el piso de arriba, a su izquierda. A la vista
estaba el cuello de la camisa abierta, los aros
dorados en las orejas y los anillos; el cabello
oscuros y un pequeño verdugón bien visible en la
frente, justo al lado del ojo. Y los ojos... Katsa
jamás había visto unos ojos así. Uno era plateado
y el otro, dorado''

Impresión de la primera lucha que tienen Po y Katsa en la oscuridad de la noche, cuando ella entra en el castillo del rey Murgon. Libro: Graceling. Culpable: Kristin Cashore.

''Estaba de pie bajo un haya inmenso al otro lado de la
carretera, sus brazos cruzados sobre el pecho. Las
ramas bajas y nudosas del árbol se retorcían a su
alrededor, casi ocultándolo entre ramas y hojas y sombras.
Pero era obvio que era alto y llevaba un abrigo largo y
oscuro, casi como una capa.''

Esto ocurrió una mañana mientras que Jessica esperaba el autobús para llevarla al instituto, allí en la parada vio por primera vez a Lucius. Libro: Guía de Jessica para ligar con vampiros. Culpable: Beth Fantaskey.

'' Tenía la camisa mojada de modo que se le pegaba a su musculoso pecho. Cuando se quedaron a solas, tragó saliva mientras se acercaba a Wren despacio. A esa distancia se percató de que la camisa cubría un cuerpo atlético y musculoso. Había algo en el que le otorgaba un aire salvaje (…) Su rostro era perfecto. Labios carnosos y sensuales que pedían un beso ardiente a gritos. Pelo rubio oscuro y ojos azul turquesa''

Impresión de Marguerite sobre Wren. Ella le conoce en un bar muy, muy, oscuro de motoristas, de los que causarían un infarto a tu mami. Libro: Desnuda la noche. Culpable: Sherrilyn Kenyon

No me extraña que las chicas de hoy en día prefieran arriesgarse a desobedecer los sabios consejos de sus mamis, y se vayan por el lado oscuro.

Pero querida mami te digo esto

Como no encuentro mi cañón en la luz
tendré que buscarlo en la oscuridad
pero eso si, yo no soy una protagonista femenina ingenua,
por eso en mi bolso siempre una KL 403, nunca está de más.

1 comentario:

  1. ah si.. este tipo de entradas ya lo habia visto
    lo que yo te dije.. te van los malotes con chupas de cuero, motos y melenazas
    pues ale.. a isfrutar del laod oscuro ^^

    ResponderEliminar