Play with me

viernes, 3 de agosto de 2018




Título: Play with me
Título Original: Play with me
Saga: With me in Seattle #3
Autor/a: Kristen Proby
Género: Romántica Contemporánea
Goodreads
Will Montgomery es un jugador de futbol profesional con éxito y aparentemente, tiene todo en la vida. Él no está acostumbrado a escuchar un no, y ciertamente no aceptará un no como respuesta. Entonces, una muchacha de espíritu libre, que rechaza sus avances, lo recibe con hostilidad, tanto que despierta su curiosidad y deseo. Él está determinado a mostrarle que no es el atleta arrogante que ella piensa que es, y la llevará a su cama.
Megan McBride no está impresionada con Will Montgonery, su contrato millonario, coche de lujo o su imagen púglica. Ella no tiene tiempo para una relación, y si aprendió algo a lo largo de su vida es que amar significa perder, así que ella cierra su corazón a cualquiera. Pero no puede negar la irresistible atracción que siente por el sexy y tatuado atleta, y cuando Will comienza a romper sus defensas y agarrar su corazón, ¿será capaz de admitir sus sentimientos por él o será su pasado torturado el culpable de que pierda al primer hombre que ha amado de verdad?

Este libro puede ser inadecuado para menores de 18 años debido a su contenido sexual, violencia y/o adicciones. Si decides leerlo es bajo tu responsabilidad.



Otro mes que os traigo un libro de With me in Seattle. Y tengo la sensación que en cada libro me termino quejando exactamente de las mismas cosas de las que me quejaba en los anteriores.

En esta ocasión conoceremos a Will Montgomery, el hermano de Jules (protagonista del segundo libro), que terminará profundamente enamorado de Megan McBride, una amiga de la universidad de su hermana. En un primer momento ella no le querrá dar ni la hora porque está cansada de la actitud arrogante y prepotente que tienen los deportistas, pero ese desprecio será lo que haga que Will tenga más decidido acercase de ella.
Todo lo que hago es pensar en ti. Estás en mi piel. Quiero conocer tu cuerpo. Quiero sentir cual es la sensación de hundirme dentro de ti. Pero también quiero saber lo que te hace reír. Lo que te irrita profundamente. Lo que te apasiona. Quiero saber todo sobre ti. Estás en mi cabeza, no me sentía así desde hace mucho tiempo.

He odiado cómo la autora ha hecho que los protagonistas se enamoren. Will le tira los tejos a Megan, Megan lo manda a paseo, y prácticamente Will ya está colado por ella, y cuando Megan se da cuenta de que Will no es un arrogante, también se enamora de él. Enserio, no os podéis imaginar lo que he odiado eso. Ha sido un instant love, yo quería ver más de esa relación ver como se desarrollaba, como comenzaba con simple deseo y que se convirtiera en algo más con el tiempo. Pero no, casi desde el momento en el que se ven por primera vez ya comienzan a sentir cosas.
Otro punto que no me ha gustado, y sé que lo he repetido hasta la saciedad, es que hay DEMASIADAS escenas de sexo. Enserio, no es porque no me gusten, es que hay tantas que se comen la historia, creo que el 60% del libro son esas escenas. Estoy incluso planteándome contar cuantas aparecen en el siguiente para que veáis que no exagero. Hay que quitar algunas escenas y darle esas páginas a profundizar en la historia.

En este libro sí ha habido unos pocos más de problemas. Y uno de ellos como bien nos cuenta la sinopsis es que Megan tiene grandes problemas de confianza hacia la gente. Ella es una chica que lo ha pasado muy mal a lo largo de su vida, no lo ha tenido nada fácil, desde el mismo momento en el que nació, y lo peor que ha llevado no ha sido las circunstancias en las que ha tenido que vivir, sino que cada vez que confiaba en alguien, o se suponía que debía confiar en alguien le han abadonado. El personaje de Megan me ha gustado porque tiene un gran corazón, me ha encantado verla como se involucra con sus pacientes, como le cuesta alejarse de ellos cuando están mal, que no es solo un trabajo lo que hace, sino que ama lo que hace, y está dedicada al 100%. Me ha gustado que no fuera perfecta, que tuviera sus problemas personales, que pareciera normal. Ahora, lo que no me ha gustado es esa manía que tiene de no llevar bragas, no lo entiendo y creo que jamás lo entenderé.
En cambio Will, aunque es un personaje creado para enamorarte, no me ha gustado, creo que exactamente ese ha sido su problema. Era demasiado perfecto. Es trabajador, deportista, es bueno en lo que hace, millonario, no le importa el dinero, es atento, bueno, paciente, agradable... Ha sido demasiado. El único problema que he llegado a encontrarle ha sido que cuando pierde un partido está malhumorado, pero vamos, tampoco es que le dure mucho, quizás 3 o 4 horas. Pero hay que admitir que es una muy buena pareja para Megan porque no ha rendido para conseguir que ella le diera una oportunidad, le daba seguridad, la protegía, siempre estaba disponible para cualquier cosa que a ella le hiciera falta, le ha dado seguridad en sí misma.

Play with me, me ha parecido un libro como los anteriores. La historia en torno a la que gira está bien, puede conseguir enganchar al lector. Pero sigo encontrándole los mismos problemas, y resulta un poco agotador, porque da la sensación de estar leyendo exactamente lo mismo.
Es una historia de amor, en la que te enseña que no todo el mundo es igual, que quizás sí hay ahí fuera gente en la que puedes confiar y entregar tu corazón sin miedo de que terminen rompiéndotelo.



Otras Reseñas Relacionadas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario