Sin miedo a nada

viernes, 16 de octubre de 2015

Sin miedo a nada


Título: Sin miedo a nada
Título Original: Sin miedo a nada
Saga: Malditos Bastardos #1
Autor/a: Anna Casanovas
Género: Romántica Adulta
Idioma: 
Alejandro Cruz es el guitarrista del popular grupo de rock español Malditos Bastardos. Es un hombre misterioso, acostumbrado a conseguir cualquier cosa que se le antoje. Las drogas y el sexo han sido sus fieles compañeros durante años, hasta que sufre un accidente de coche y tiene que someterse a un tratamiento de rehabilitación.

Alejandro acepta ingresar en una clínica sólo porque no quiere terminar en la cárcel. Sin embargo, las instalaciones son confortables y los profesionales muy agradables; todos excepto Miranda Porter, la nutricionista. A pesar de que ambos se detestan desde el primer momento, entre ellos va tejiéndose una intensa relación que acabará convirtiéndose en algo llamado amor…


Este libro puede ser inadecuado para menores de 18 años debido a su contenido sexual, violencia y/o adicciones. Si decides leerlo es bajo tu responsabilidad





Tenemos un libro contado desde el punto de vista de Miranda y el de Alejandro, lo que hace que ésta historia gane bastantes puntos ya que es una parte muy importante para saber exactamente como se sienten cada uno de los personajes a lo largo de la historia. Además, ya sabéis que soy fan de que la historia se cuente desde los dos puntos de vista.

Comencemos hablando de Alejandro. Es uno de los componentes del famoso grupo de rock Malditos Bastardos, pero desde hace un tiempo se ha desviado de su camino, toma alcohol, drogas y todos los días tiene sexo con una chica diferente. En uno de sus “desliz” terminó él y su coche empotrado contra el escaparate de un local. La única opción que le dan para no ir a la cárcel es la de entrar por propia voluntad en un centro de desintoxicación y rehabilitación.
En un principio, y casi hasta el final he pensado que Alejandro es estúpido. Sí, estúpido, con todas sus letras. Hacía cosas que me sacaban de quicio. Enserio tenía comportamientos que decías ¿enserio? Es que no se paraba a pensar en su forma de comportarse, porque con tan solo lo hiciese por una décima de segundo no se comportaría así. Y eso lo hace hasta el final, pero es una actitud que terminas aceptando de Alejandro y hasta le coges cariño.


Seguimos hablando de Miranda. Es nutricionista, pero no es simplemente una nutricionista, tiene una historia bien oculta entre medias que hay que ir descubriendo poco a poco. Solo os contaré que no vive sola, que hay unos pequeñines rondando por su casa.  Me gustó mucho la actitud que tiene, que aunque calcula sus actos hace lo que siente.

Te siento en mis pulmones cuando te respiro, en mis labios cuando te beso, en mis sueños cuando me duermo, te siento en mi alma y no quiero perderte


La relación de ambos ha sido muy muy bonita. Ambos protagonistas se conocen en la consulta de la Doctora Miranda ya que es la nutricionista del centro de desintoxicación en el que se encuentra Alejandro, y en cuanto se conocen saltan las chispas, no por el deseo, sino porque hay un odio… Alejandro le confiesa que no quiere estar allí y que solo está para librarse de la cárcel pero que en cualquier momento se marchará. Miranda se siente dolida por sus palabras, por su actitud, así que decide ser fuerte y decidida y su primera medida es ponerle a Alejandro para cenar Acelgas mientras el resto de residentes tienen pollo.
Poco a poco esa tensión que comienza desde el principio se va suavizando haciendo que ambos protagonistas se sientan cómodos juntos, que necesiten momentos en los que charlar para poder sobrellevar los días. Ese acercamiento que sucede hace que ambos se den cuenta de que están profundamente enamorados.
Como digo, esa relación es muy bonita.

Lo único que puedo decir que no me ha gustado de la relación entre los personajes es que terminan generando una pequeña dependencia entre ellos. Necesitan verse, tocarse, besarse para que tengan un buen día, poder enfrentarse al mañana. Pero lo tolero porque no es una dependencia de lo necesito a mi lado para poder hacer algo o tener fuerza, sino que es una dependencia de que lo necesito a mi lado para tener una sonrisa de estúpido en la cara.


Sin duda seguiré leyendo el resto de la saga de Malditos Bastardos y quizás comience con algo más de Anna Casanovas porque me ha encantado su forma de escribir es muy ligera y hace que sea imposible soltar el libro.


2 comentarios:

  1. Pues yo creo que leyendo tu reseña, a mi este libro es de los que me sacaría un poco de quicio y querría darle palos al prota hasta romperle algo x)
    no sé si me animaré de momento
    un beesote

    ResponderEliminar
  2. Que abandonada tengo a este mujer con lo que me gusta como escribe, pero es que escribe mucho y a mi no me cunde para seguirle el ritmo xD Este quiero leerlo.

    Saludos

    ResponderEliminar