Serie: Sense8

domingo, 13 de mayo de 2018




Me encanta los días en los que me siento delante de la pantalla del ordenador y comienzo a escribir sobre alguna serie que he descubierto hace poco y quiero compartirlo con vosotros.
Desde hacía mucho tiempo había estado escuchando sobre la serie de Sense8, una producción de Netflix. Y os juro que desde que vi de lo que trataba me moría por verla, pero me echaba para atrás el tema de que estuviera cancelada. Ya he tenido malas experiencias con este aspecto y no quería volverlo a repetir. Pero cuando se declaró que iban a hacer una especie de "película" para darle el final a la serie, me lancé de cabeza al río. Y bendito sea, porque he visto la primera temporada y estoy muy enganchada, ha sido como heroína.
Una apasionante historia de ocho personas de diferentes partes del mundo cuyas vidas acaban conectadas inexplicablemente en una lucha por su propia supervivencia.
Un disparo, una muerte, un momento en el tiempo que enlaza irrevocablemente estas ochos mentes, conectado las vidas de cada uno, sus secretos y poniéndolos en un terrible peligro. Personas comunes cuyos destinos dan un gran vuelco sin que puedan hacer nada por evitarlo.

La serie comienza con una mujer que decide suicidarse, sola, en mitad de la nada. Pero desde el mismo momento en el que toma la decisión ocho personas que están repartidas a lo largo del mundo la ven, la sienten, sienten su dolor, su desesperación. Y ven cuando aprieta el gatillo. Desde ese momento se activa una habilidad dentro de ellos de que se conectan entre sí. Y aquí es donde llega lo alucinante. Se pueden comunicar entre ellos, mantienen conversaciones, sienten sus emociones, incluso pueden "tomar su lugar". Esto lo pongo entre comillas porque la otra persona sigue en su ciudad, pero parece estar dentro del cuerpo de otra persona. Es alucinante ¿verdad?
Al principio tenemos unos cuantos estereotipos, que te hacen pensar, "jo, vaya topicazo". Una coreana que sabe artes marciales, el mexicano actor de telenovelas, la hindú que reza a Ganesha, el americano policía, una dj que le gustan las drogas... Pero esos estereotipos solo son para presentar a los protagonistas, porque hay mucho más en ellos, no son simples estereotipos, hay problemas muchos más gordos.
Y aquí está lo que verdaderamente me ha enganchado en esta serie.
Como podéis adivinar comunicarse ocho personas de esa forma no es lo más normal del mundo, así que tenemos la trama de que tienen que descubrir porqué tienen esa capacidad. ¿Serán los únicos? Y como casi siempre ocurre en estas cosas, siempre, hay alguien malvado que descubre esto antes que ellos y quiere usarlo en su beneficio. Así que tendrán que luchar contra esas personas para que no los conviertan en objetos de ensayos, en ratas de laboratorios. Esa es la trama grupal. Y digo esto, porque además cada personaje, los ocho, tienen sus propios problemas que tienen que superar. Así que no dejan de ocurrir cosas.
A lo largo de los episodios descubrimos y aprendemos más sobre ellos, y como el resto de personajes lo ayuda en su día a día. Como en un momento difícil están sentados, tristes, deprimidos, y de repente a su lado aparece uno de los otros y se sienta a su lado, le da consuelo, le intenta dar consejo, o le cuenta alguna anécdota de su pasado para que busque ahí qué hacer en ese momento de incertidumbre, o buscando consuelo. Cada uno es bueno en algo, destaca en algo que el resto no, y tienen la capacidad de "tomar el lugar" de esa persona en un momento decisivo y ayudarle.
Creo que el único frente en el que me he perdido un poco ha sido en el que como es que tienen esa capacidad. Ahí no me he terminado de enterar muy bien. Pero el resto de frentes los tengo cubiertos.

Los episodios de esta primera temporada me los he visto prácticamente de un tirón, y me resulta extraño. Duran una hora, y cuando veo una serie que dura tanto normalmente con un episodio al día tengo suficiente, más me suele empachar. Pero aquí no ha sido así, se me pasaba el episodio volando, a veces incluso tenía que mirar el tiempo porque no me creía que realmente había pasado una hora, parecía que habían sido 20 minutos, y al terminarlo seguía queriendo más.

Hablemos un poco de los personajes. No voy a hablar de todos, ni os voy a desvelar mucho sobre ellos, porque me gustaría que los que os animarais a ver la serie los fueseis descubriendo poco a poco. Pero sí voy a nombrar un par de ellos un poco a grandes rasgos.
Mi personaje favorito es Sun, la coreana. Me encanta ese personaje, es fuerte, valiente, decidida, luchadora, con un gran corazón, pero por culpa del amor que siente por su familia le ocurrirán cosas horribles. Enserio, soy muy fan de este personaje, en algunos momentos me rompían el corazón porque no se merece por lo que pasa, y hasta te dan ganas de ser mala persona, pero ella no, ella seguía fiel a su forma de ser. Y me encanta ver ese contraste en tener buen corazón y a la vez saber partir huesos con tanta destreza.
Y en su lado contrario tenemos a Lito, el mexicano actor de telenovelas. Realmente no tengo problema con el personaje, me ha gustado ver el problema al que se enfrenta, y por un lado sentía que era un exagerado, que le gustaba demasiado el drama, pero luego, conforme iban pasando los episodios he visto que era normal el drama que le daba, y porqué estaba tan asustado. El problema ha sido porque han elegido a un actor español para interpretar a un mexicano, pero que es de orígenes españoles. Me explico mejor: Tenemos que los padres de Lito son españoles que emigraron hace unos años a México, y ahí nació Lito. Entiendo que como ha estado toda su vida en México tenga acento mexicano, cultura mexicana, costumbres mexicanas... pero lo que no soporto es que nos digan que sus padres le enseñaron desde muy pequeño su cultura española porque no querían perder las raíces y nos pongan como van a ponerle velas a la virgen de Guadalupe. No, eso no casa. Enserio estoy muy cansada de que los estadounidenses saquen cosas diciendo que es cultura española y nos planten cosas sudamericanas, porque luego la gente piensa que esas cosas son típicas aquí, o incluso los escenarios, si dices que es España, coge y graba en España, o infórmate y crea en cierto lugar un sitio igual, porque he visto cosas que os lo juro dan ganas de golpearse contra la pared, solo me falta por ver el Cristo Redentor en mitad de la plaza de los San Fermines. Es igual que si grabaran aquí en España y dijeran que es Chile y los vemos comiendo paella vestidos de sevillana, es una cosa sin sentido.

Creo que ha quedado claro, recomiendo muchísimo la serie, a mí me tiene enamorada, y estoy deseando ponerme con la segunda temporada para ver como continúa algunas de las tramas porque estoy de lo más intrigada y no sé cómo los guionistas van a solucionarlos. Sí, tardan los episodios una hora, pero se te pasan bastante rápido con tantas cosas sucediendo, lo que es malo si tienes cosas que hacer porque te va a costar pausarlo. Vas a simpatizar mucho con los protagonistas, con algunos más que otros, pero no vas a querer que a ninguno le pase nada de lo que le termina pasando.
Que te parece... ¿te animas a ver tú también la serie?

No hay comentarios:

Publicar un comentario