Hablando de... Lecturas en el Colegio

martes, 2 de febrero de 2016

Hablando de
Lecturas en el Colegio


Quiero hacer ésta entrada expresando mi opinión y que vosotros podáis dar la vuestra con respecto al tema en los comentarios. Para nada quiero que penséis que os estoy intentando convencer de que penséis lo mismo. Me parece un tema serio y me gustaría saber vuestras opiniones en un pequeño debate.

El tema del que quiero hablar es si estáis de acuerdo o no con que se obliguen a los alumnos a leer en el colegio/instituto.

Yo estoy en desacuerdo y solo lo aceptaría con una excepción.

Desde que estamos en el colegio, por lo menos a mí me pasó, nos obligan a leer ciertos libros. Gracias a esto hasta los 16 años odié con toda mi alma leer. Incluso yo también fui de esos alumnos que se metían en el Rincón del Vago y se descargaban un resumen del libro o veía la película para poder hacer el examen. Me impusieron leer libros como La Celestina, Como agua para chocolate, El Cid, El Quijote, La vida es sueño… Por ejemplo, el libro de Como agua para chocolate me obligaron que lo leyera a la edad de 14 años ¿a qué niño de 14 años le das un libro que habla que varios personajes mueren quemados teniendo sexo? Solo os diré que no leí el libro, sino que junto con otros amigos quedamos para ver la película y que nos escandalizamos bastante.
Enserio, solo me mandaban libros que yo denominaría como clásicos, y los odiaba, creo que el único que no era clásico fue uno que me mandó mi profesor de Historia que se llamaba La Guillotina e iba sobre la Revolución Francesa (creo que fue el mejor libro que leí en toda secundaria).
Sí, considero que está bien que les infundamos a nuestros jóvenes (madre mía hablo como una vieja) el hábito de leer, pero gracias a que nos obligaran a leer en el colegio yo lo odié, solo descubrí mi amor por los libros cuando me di cuenta de que había más libros en el mundo y que algunos incluso podían gustarme.
La excepción de la que os hablaba al principio que yo permitiría es si el profesor que manda un libro al alumno se dignara a investigar qué es lo que le gusta a los alumnos a esa edad. Creo que será mayor el índice de alumnos contentos si le mandamos leer Bajo la misma estrella que el número de los que leen El Quijote. Otra opción que le daba a los profesores es que le den a los alumnos opciones y que ellos puedan elegir la opción con la que se sientan más cómodos, habrá personas que preferirán leer clásicos, otros romántica, otros fantasía, otros paranormal… Se supone que el punto es fomentar la lectura ¿por qué no hacerlo con algo que les guste? Recuerdo que durante un año una profesora lo hizo y ese año leí 6 libros, yo, que con suerte podías conseguir que leyera uno. ¿Cómo consiguió esto? Pues yo elegí un libro que me llamó mucho la atención de la lista que nos entregó, una amiga eligió otro, ella hablaba tan bien de su libro que no pude resistirme y decidí leerlo yo también y así pasó hasta que terminé leyendo 6 libros.



¿Qué opinión tenéis vosotros al respecto?

4 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Estoy de acuerdo contigo. Lo que mejor pueden hacer es dar opciones o intercalar lecturas, clásicos con literatura moderna. Lo cierto es que a mí toda lectura que me dicen que es obligatoria me cuesta muchísimo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Estoy bastante de acuerdo contigo. Sí que creo que algún clásico debería caer porque son libros que forman parte de nuestra cultura. Eso sí, clásicos que sean asequibles. No hablo de El Quijote. A mí, por ejemplo me hicieron leer "El guardián entre el centeno" y me encantó. Y si me hubiesen mandado leer "Matar a un ruiseñor" pues bien contenta que hubiese estado.
    Creo que el gran error es que nos impongan estas lecturas que o bien son clásicos, o como a menudo también nos pasaba, eran libros españoles que no conoce ni su madre y que no son buenos ni de casualidad.
    Estoy contigo en lo de ofrecer una lista. Porque como dices, lo que pretendemos es que los jóvenes lean.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Estoy de acuerdo contigo en el que hay que fomentar la lectura de una manera muy diferente a la de hoy día. Pero estoy en desacuerdo contigo cuando dices de leer Bajo la misma entrella antes que El Quijote. Es cierto que El Quijote puede ser infumable, pero hay adaptaciones para diferentes edades. Recuerdo que no me lo mandaron en secundaria, sino en primaria y todo fue bastante interactivo. La cuestión es el cómo puedes leer el libro. Está claro que hay profesores que (y menos mal) eligen otro tipo de libros adecuados al temario. Creo que ya soy bastante mayor como para saber que nos mandaban los libros según el temario. Si estás dando la Generación del 27 no te mandaría a leer un contemporáneo. Es por eso que a veces parecen tediosos. Pero todo es cuestión de lo que vienes diciendo: que los profesores investiguen y adecuen el libro a sus alumnos. O incluso lo que has vivido: una lista y que elijan. Seguro que el que elijan les habrá llamado la atención por ser el menos aburrido o porque realmente les interesa leerlo.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Yo estoy a favor, pero creo que quizás deberían cambiar las lecturas, si es cierto que los clásicos son obras maestras que deberían ser leídas, pero hay edades para todo y no creo que se puedan apreciar a la tierna edad escolar del colegio/instituto, con esto no quiero decir que un adulto se lea cien años de soledad o El Quijote y le guste por ser adulto.

    Estoy de acuerdo en lo de las opciones, a ver yo no lo he leído pero basándome en la película el libro de Mujercitas sería una opción mejor que La familia de Pascual Duarte, que para mi fue infumable.
    Si lo que quieren es que el alumno lea y comente cualquier libro estaría aceptado, desde Harry Potter, Los Cinco, hoy en día hay mucha más variedad en la literatura juvenil y los profesores deberían sacar partido de ello.

    Genial entrada.


    Besinos.

    ResponderEliminar