Hablando de... Las Sagas

miércoles, 20 de agosto de 2014

Hablando de… Las Sagas


¿Soy la única que piensa que Las Sagas son como una especie de Secta a la que nos unimos sin darnos cuenta? Una secta de las que una vez que entras jamás puedes salir
Y es que cuando un libro te llama la atención y decides convertirlo en tus pendientes, no te das cuenta de que no solamente estás metiendo un libro en tu infinita lista de pendientes sino que automáticamente sus hijos los acompañan.
Un ejemplo, te gustaría leer Harry Potter, pero te das cuenta de que no estás añadiendo el Libro de Harry Potter a tu lista de pendientes, sino a sus 7 LIBROS!!

Otro echo que acompaña a las sagas, es que últimamente a los escritores les están cogiendo el gustillo a eso de escribirlas.
El problema llega cuando el escritor piensa que su historia se escribirá en 2 libros, perfecto, no hay problema con eso, lo podemos sobrellevar. El problema llega a la hora de la realidad. Cuando nos damos cuenta de que termina siendo una saga de 10 libros. Sí, 10 LIBROS!!
La duda llega… ¿de dónde leches sale para escribir tanto? Es muy sencillo. La historia que inicialmente sería de 2 libros, ahora se alarga hasta 3, y la historia ha sido tan densa que hemos conocido a los personajes secundarios con profundidad, incluso les hemos cogido cariño. Y tenemos 3 libros de los protagonistas, y los 7 restantes de las historias de los hermanos, los padres, los amigos, los vecinos, hasta del perro de los protagonistas.
¿Realmente es necesario saber que todo el mundo de los alrededores de los protagonistas tienen un final feliz? ¿Enserio, todo el mundo merecía una historia? ¿Nadie tiene una vida de lo más normal que no tenga que ser escrita? Como no sé… que te encuentres a alguien en una cafetería, le pidas una cita y terminéis saliendo, sin tener que poner entre medios ex desaparecidos, familiares unidos, exmaridos que creías muertos vuelven, hijos que no conocías…

Buscando por Internet encontré un estudio de la Universidad EstudiamosCosasAbsurdas que demuestra que aunque nos lo propongamos, siempre tendremos alguna saga entre nuestros pendientes.
Pero no te preocupes, la culta no es tuya, es de… de… de… del tiempo, sí, sin duda la culpa es del tiempo. No sé qué tiene que ver en ésta cuestión, pero es su culpa.
Hace unos días estuve haciendo una lista con las Sagas que tenía empezadas y no había terminado. Pensando a la hora de hacerla, no pensé que tendría más de 10, porque más o menos las suelo terminar, pero cual fue mi sorpresa cuando me di cuenta de que tenía un total de 44 SAGAS PENDIENTES!!
No estoy hablando de libros, que sin duda duplicaría –o triplicaría- este número.
WTF?? ¿De dónde habían salido tantas?
Analizándolo detenidamente –lo que se le llama también mirar los libros por 3 minutos y recordar porqué leches no los había terminado- llegué a una conclusión y he querido iluminaros a todos con los problemas que encontré:
1.       Algunos libros que había leído me parecieron muy densos y necesité un tiempo de descanso mental para retomar la continuación. Tiempo que como he podido observar me ha despejado bastante, tanto que ni recuerdo bien como quedó la historia.
2.       Con relación al punto anterior. Ha pasado tanto tiempo que leí el libro anterior al pendiente, que ni recuerdo lo que ocurrió y tengo que volverlo a leer, así que se convierte en más pendientes. Y me da flojera.
3.       Sagas que aún no han publicado la continuación y lo estás esperando sentadito en tu casa actualizando la página de la editorial a ver si lo ha sacado ya, aunque sabes que no lo hará hasta dentro de 4 meses.
4.       Autores que deciden sacar todos los años un libro de la saga y decides esperar a que esté completada porque no quieres esperar un año entero por un libro que lo más seguro que olvidarás lo que ocurre.
5.       Libros que los tenía en las manos, lo comencé a abrir para empezar a leerlo, pero justamente en ese momento toca a la puerta de tu casa el libro que llevabas semanas esperando. Dejas en un rincón de la habitación el libro de la Saga para comenzar el nuevo. Y aún sigue en esa esquina llorando.

Actualmente estoy intentando no aumentar ese número de Sagas pendientes. Pero es muy muy duro.
Intento que si quiero añadir una nueva saga haber terminado con otra primero. Pero son tantas que leí hace bastante tiempo y no recuerdo lo que ocurría y tengo que volver a leer… Son tantas que aún no se ha escrito un final todavía… Son tantas las nuevas sagas que me llaman a gritos y cuando me tapo los oídos para no escucharlas comienzan a tirarse encima de mí…
Es muy duro.

Lo admito, yo también estoy en la Secta de Las Sagas y sé que nunca podré salir de ahí.
¿Y vosotros?

No hay comentarios:

Publicar un comentario