Every Last Breath

viernes, 26 de mayo de 2017

Every Last Breath

Título: Every Last Breath
Título Original: Every Last Breath
Saga: The Dark Elements #3
Autor/a: Jennifer L. Armentrout
Género: Romántica Paranormal Juvenil
Idiomas:  
Algunos amores duran hasta el último aliento.
Cada elección tiene sus consecuencias, pero Layla de 17 años, enfrenta decisiones más difíciles que la mayoría. Luz  u oscuridad. El malvado y sexy príncipe demonio Roth, o Zayne, el hermoso, protector Warden quien nunca pensó que podría ser ella. Lo más difícil de todo, Layla tiene que decidir a cuál de sus lados confiar.
Layla tiene un nuevo problema también. Un Lilin, el más mortal de los demonios, ha sido liberado, dejando destrozados a aquellos quienes la rodean… incluyendo a su mejor amigo. Para alejar a Sam de un destino mucho, mucho peor que la muerte, Layla debe hacer un trato con el enemigo mientras salva su ciudad –y a su raza- de la destrucción.

Dividida entre dos mundos y dos chicos diferentes. Layla no tiene ninguna certeza, la menor de ellas la supervivencia, especialmente cuando un viejo conocido vuelve a cazarlos a todos. Pero, a veces, cuando los secretos están por todos lados y la verdad parece difícil de conseguir, tienes que escuchar a tu corazón, elegir un lado y luchar hasta morir.






Tengo que avisar que esta reseña va a contener spoilers de anteriores libros, así que no os acerquéis si no queréis spoilearos.

Este es el último libro de esta trilogía, y sin duda me ha gustado, y sobre todo puedo decir que me gusta el final que se le ha dado, como han terminado las cosas.

El libro anterior terminó con un bombazo, y es que resulta que efectivamente tenemos un Lilin, y que para colmo lo teníamos delante de nosotros todo este tiempo y nadie se había dado cuenta. Se estaba haciendo pasar por Sam.

Así que ahora la misión principal es derrotar al Lilin, continuar con Lilith encerrada, y no morir en el intento.

−Te codicio como cualquier buen demonio lo haría. –Su otra mano se apretó en mi nuca −. Y mi deseo por ti solo crece cada segundo que paso despierto de una manera en que debería asustarme, pero realmente solo me emociona. Pero más que todo, te amo –dijo, y todo mi cuerpo saltó por las palabras. No pareció notarlo −. Yo, Astaroth, Príncipe Heredero del Infierno, estoy enamorado de ti, Layla Shaw. Ayer. Hoy. Mañana. Y cien décadas desde ahora, todavía estaré enamorado de ti, y será con tanta fuerza como hoy como lo será una década después.


Tengo que admitir que al principio se me hizo un poco pesado. Todo se debe al duelo por Sam. Entiendo completamente que hubiese un proceso de duelo ya que es un personaje muy querido. Pero después de tantas páginas se me hizo repetitivo. Incluso lento, parecía que no avanzaba la historia.
Pasado eso… la cosa sin duda fluyó mucho mejor.

Desde el primer libro se nos planteó el triángulo amoroso. Tenemos a Layla, nuestra protagonista, mitad guardián, mitad demonio; Zayne, es un Guardián; Roth es un Demonio.
Sinceramente me gustó que la autora no nos hiciera esperar mucho para que Layla tomara una decisión de con quién se pensaba quedar. Porque odio ese tira afloja durante todo el libro y es al final cuando toma la decisión. Así que lo agradezco, porque que lo hiciese así, ha hecho que nos podamos centrar más en la trama principal de la historia, pero a la vez teníamos el romance que finalmente tenían entre los dos.

Me alegro de la decisión que ha tomado, pero tengo que admitir que cuando lo llevó a cabo sufrí. Y es que ambos personajes me caen bien, no quería que ninguno sufriera, pero la vida no es de color de rosa, y uno tenía que hacerlo. Y cuando pasó terminé sufriendo. Por eso desde aquí le pido a Jennifer que desde aquí le doy la idea de darle a ese personaje un final feliz con ese libro, porque sin duda se lo merece.

−¿Y tú? –le pregunté −. ¿Qué quieres hacer cuando todo esto termine?

−¿De verdad? –Cuando asentí, él bajó la cabeza, dejando caer un rápido beso en la punta de mi nariz −. No puedo creer que aún tengas que preguntar eso. Mi plan es estar donde quiera que tú estés.


La verdad es que como avanza la trama como que me gustó, pero a la vez me enfadó, y posteriormente pensé, que no podría haber sido de otra forma.
En cierto momento del libro un personaje del libro le dice cuatro cosas bien dichas a Layla, vamos, que le dio una patada en el culo para que espabilara. Y yo estaba pensando: “¡Al fin!” Sin duda le hacía falta que lo hiciera. Y enserio, estaba ilusionada porque al fin Layla iba a despertar, iba a sacar a luz todo su potencial, para eso la han estado haciendo fuerte todos estos libros atrás. Porque a ver seamos sinceros, ya sabemos que será la protagonista la que acabe con el malo malísimo, casi en todos los libros pasa esto.
Es verdad que despierta, pero vamos le dura un par de capítulos antes de volver a ser la de siempre. Y al final consigue salvarlos a todos haciendo lo que mejor hace, ser una mártil. Que en verdad me enfadó, pero luego pensé… si cambia radicalmente es raro, no va a parecer ella, pero al final ha conseguido la forma de salvar a todos siendo ella misma, aunque no me guste la forma.

Este último libro me ha gustado, aunque tiene sus más y sus menos.
Ha estado lleno de acción, nos ha mantenido atentos al libro en todo momento muriéndonos de ganas de saber cómo iban a terminar las cosas, como se resolvería todo. Pero también ha estado lleno de romance, con escenas muy dulces, calientes… hay tantas escenas que son dignas para el recuerdo y por las que he suspirado.


Sin duda, The Dark Elements es una saga que recomiendo. Siendo sinceros, no considero que sea una saga de 5 estrellas, porque algunas cosas que no me han terminado de cuadrar, además considero que hay cosas que todavía no han sido resueltas (que espero que se resuelva en otra saga que continúe a ésta, y que sea aquí donde se dé el final feliz a ese personaje con el que Layla no se ha quedado), yo lo dejo ahí. Pero es una saga que una vez la comienzas no quieres parar de leer, te atrapa. Pasan tantas cosas que no tienes tiempo para aburrirte. Además, si os gusta que los personajes tengan sentido del humor, Roth es vuestro chico, hay muchas escenas divertidas, frases con doble sentido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario