La Rendición más oscura

viernes, 10 de marzo de 2017

La Rendición más oscura

Título: La Rendición más oscura
Título Original: The Darkest Surrender
Saga: Señores del Inframundo #8
Autor/a: Gena Showalter
Género: Romántica Adulta Paranormal
Idiomas:  
Strider estaba poseído por el demonio de la Derrota y, si perdía un solo desafío, sufría un dolor inimaginable.
Para él, nada podía interponerse en el camino a la victoria. Hasta que Kaia, una encantadora Arpía, lo tentó y lo condujo al límite de la rendición. Entre su gente, Kaia tenía el apodo de «La Decepción», y debía ganar el oro en los Juegos de las Arpías, o morir. No podía distraerse con Strider, porque él tenía sus propios planes. El Inmortal quería robar el primer premio, un artefacto fabricado por los dioses, antes de que pudiera llevárselo el ganador. Sin embargo, a medida que avanzaba la competición, a los dos empezó a importarles únicamente un premio, y era un amor que nunca hubieran creído posible…


Este libro puede ser inadecuado para menores de 18 años debido a su contenido sexual, violencia y/o adicciones. Si decides leerlo es bajo tu responsabilidad.






Lo siento, pero lo tengo que decir. El libro no me ha gustado nada. La verdad es que me he llevado una gran decepción porque iba tan bien la saga, y esto ha sido como un patinazo.

La historia gira en torno a Kaia que es una Arpía y se dispone a ir a los juegos de las Arpías, que son unos juegos de lo más inofensivos. Sí, claro, inofensivos. Conociendo a las Arpías, ahí si no acabas muerta o con algún miembro desmembrado te puedes dar por ganadora.
Y luego tenemos a Strider que es un Señor, que siente cosas por Kaia pero no me hace especial ilusión sentirlas, así que… ¿qué hace? Intentar evitarla a toda costa.
Pero luego se entera de que Kaia lo considera su consorte. Y como los Juegos son tan violentos necesitaría a su consorte para recuperarse después de las luchas. Así que él hace el buen acto del día y va a ayudarla.

Y obviamente terminan enamoradísimos como suele pasar en éstas historias.

¿Cuándo es tu cumpleaños? —preguntó Strider a Kaia.
Sus amigos asumirían que quería saberlo ahora en vez de en cualquier otro momento, simplemente para poder irritar a los recién llegados, y así mostrar lo poco que les importaba. Y en parte eso era cierto. Pero Strider descubrió que realmente quería saberlo de todos modos. Para él mismo.
Unos ojos con gamas de plata y oro se entornaron hacia él.
¿No lo sabes?
No.
Poniendo mala cara, ella retorció un mechón de su cabello.
¿Cómo que no lo sabes?
¿Sabes tú el mío? —preguntó.
Por supuesto que sí. Es el día que me conociste.
Un día tan bueno como cualquier otro.
No, no lo es, porque ésa era una pregunta con trampa, muñeca. Yo en realidad no tengo cumpleaños. Fui creado cuando ya estaba completamente crecido, no nací.
Historia verdadera.
Puedes ser tan idiota —levantó los brazos, exasperada —. No discutirás conmigo sobre este tipo de cosas. Siempre tendré razón. En serio. Estabas muerto hasta que me conociste y ambos lo sabemos. Lo que significa que te traje a la vida. Por lo tanto, feliz cumpleaños atrasado.


Sinceramente el libro no me gustó por varios motivos. Aunque el principal lo tengo claro:
Kaia.

La historia se centra DEMASIADO en ella. Pero tanto que he sentido que prácticamente Strider era un segundón.
Kaia es una Arpía, que siempre ha buscado ganarse el afecto de su madre, una madre que es el terror incluso de las arpías, le tienen mucho respeto. Pues ella siempre se ha estado esforzando mucho más que el resto en los entrenamientos para eso, ser la mejor y ganarse el afecto.
Y al final eso fue su perdición. A los 14 años durante unos Juegos cometió un tremendo error. Y terminan Arpías muertas, su madre diciendo renunciando de hija, todas las Arpías odiándola, incluso la apodan la Decepcionante.
Pues no sé cuantas decenas de años después, siguen odiando a Kaia por lo que hizo. De verdad, que rencorosas, éstas no son de las que olvidan fácilmente.
Ahora en la lucha, que es momento para que Kaia se luzca como guerrera. Ella no deja de fanfarronear que es la mejor, que su equipo va a ganar, que va a desbancar a las ganadoras de todos los años, etc, etc. Pues va, y en todos los combates que participa le dan la paliza de su vida, la dejan para el arrastre, la dejan incluso en una inconsciente. Y yo me quedé pensando… eso te pasa por ir de fanfarrona. Pero es que le pegaban semejante paliza y ella seguía chuleándose. ¿Pero de qué te vas a chulear alma de cántaro si te han dejado arrastrándote por el suelo?
Y luego se enfada porque Strider piensa que no puede ganar. Pero si yo mientras leía el libro pensaba que porque eres la protagonista, que sino apostaba todo mi dinero a que de ahí no salías con vida. Por lo menos él no pensaba tan mal. Pero después de verte pelear normal que no tenga esa fe en ti.

Luego los juegos, me lo vendieron como algo genial, sangriento, lleno de acción… Yo ya estaba haciendo palomitas para disfrutarlos. Y me han resultado un auténtico bodrio. Ha sido aburrido, le ha faltado chispa, han sido muy sosos. Eran peleas y más peleas, así sin más. Pero te decían, no, aquí tienes que chocar la mano con tus compañeras, no, aquí te vamos a poner animales salvajes sueltos. Y ya está. ¿Dónde está eso tan genial que me habían vendido?
Es más, Kresley Cole en uno de sus primeros libros de los Inmortales, tiene una historia que gira en torno a algo así, y tampoco me hizo especial gracia, pero comparado con éste, el de ella era 100 veces mejor.

Strider es el Guardián de Derrota. Ama un buen desafío. Pero eso sí, no puede perder, porque si lo hace siente un terrible dolor.
Él es honesto, recto, protector, fresco, divertido, fuerte… Vamos, tiene todos los ingredientes para que sea un personaje que te pueda llegar a gustar.
Pero no me gustó ese cambio que hizo. Durante todo el principio del libro nos está diciendo que siente cosas por Kaia pero que no se puede dejar llevar porque ella es bastante desafiante y no es compatible con su demonio, y varios puntos más de una extensa lista de motivos por los que no estar juntos. Así que para no aumentar su amor por ella decide evitarla. Muy lógico, sí, señor.
Pero cuando se entera que puede estar en peligro fue como en plan, dejo todo lo que estoy haciendo de lado, aunque es súper mega importante, y me voy contigo para apoyarte en los Juegos. Pero oye, yo voy a decir que soy tu consorte, pero es mentira, que no siento nada por ti. Sí, claro, a otro con  ese cuento Striger, díselo a quien se lo crea.
Bueno pues después de verla malherida, con el orgullo pisoteado, a punto de que le dé un telele. Se da cuenta de que está enamorado y que no puede vivir sin ella.
Fue como chasquear los dedos y darse cuenta. Cuando es tan obvio que llevas enamorado de ella desde que la conociste maldita sea!!!

Tengo que decir, que me estoy muriendo por leer el siguiente libro porque finalmente es la historia de Paris. Y ya quiero verlo feliz.

Y me estoy muriendo por conocer en profundidad la historia de William. Quiero saber todo de él, que tenga su final feliz con una chica… Todo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario