viernes, 17 de marzo de 2017

El Silencio de la Noche

El Silencio de la Noche

Título: El Silencio de la noche
Título Original: One Silent Night
Saga: Cazadores Oscuros #16
Autor/a: Sherrilyn Kenyon
Género: Romántica Adulta Paranormal
Idiomas:  
En el mundo de los Cazadores Oscuros está a punto de desatarse el infierno literalmente.

Stryker, el líder de los daimons, es un ser arrogante, leal con su gente y despiadado con los humanos. Los detesta con un ansia casi enfermiza y, su única razón para no masacrarlos es que los necesita para seguir viviendo. Por su causa, su raza está maldita y los Cazadores Oscuros diezman a su pueblo. Por culpa de un humano, su hermana está muerta. Por una humana, su hijo lo traicionó. Stryker está dispuesto a destruir el mundo entero si con ello consigue vengarse, salvar a los suyos y volver a ver de nuevo la luz del sol. Pero no contaba con la visita sorpresa de una mujer dispuesta a acabar con él. El último predador está a punto de encontrar la horma de su zapato mientras una nueva batalla contra los Cazadores Oscuros se avecina…


Este libro puede ser inadecuado para menores de 18 años debido a su contenido sexual, violencia y/o adicciones. Si decides leerlo es bajo tu responsabilidad.






Admito que me ha costado mucho darle una nota a este libro, y ha sido por dos motivos: la historia y los protagonistas. Ahora os explicaré con más detalle.

Si habéis estado leyendo por orden esta saga ya conoceréis a Stryker de otros libros, él es el líder de los Daimons. Y sinceramente no es un personaje que me caiga bien, y cuando me enteré de que tenía libro propio, en mi cabeza no dejaba de aparecer una frase: “¿Para qué?”.
Pero bueno, dije oye, quizás en realidad no es tan malo como nos lo han plantado en los otros libros, quizás sea un cacho pan. Emmmm…NOP. Stryker me cayó mal en los otros libros, y me sigue cayendo mal, con la diferencia es que ahora sé por qué es un cabrón, pero que no por ello lo deja de ser.

El libro comienza con Stryker ideando un plan perverso para acabar con dos de las personas que más odia en el mundo: Aqueron ( ¿cómo alguien lo puede odiar?, no veis, es que a la fuerza me tiene que caer mal ) y a Nick. ¿Y cuál es ese plan que se le ocurre? Pues despertar a un ser mega perverso, War, que es la personificación de la guerra, y que en teoría no puede ser asesinado por nada, ni nadie. ¿Alguien más ve que este plan es un gran error y que no va a salir bien? Me alegro de que todos coincidamos.

Pues como todos sospechábamos War siembra el caos. Y es tanto que los dioses deciden intervenir. Incluso Artemisa. Imaginaos el caos que hasta ella decide hacer algo. ¿Y qué hace Artemisa? Pues algo típico de ella, mandar a una sierva a que le haga el trabajo sucio, es decir, manda a Céfira a matar a Stryker.

Céfira bajó la mano y le acarició la entrepierna.
—Stryker, eres un hombre. Entiendo que pienses así. —Cerró los dedos de repente, aferrándolo con fuerza y arrancándole un jadeo mientras él se doblaba hacia delante por la cintura, presa del dolor. Acto seguido, le clavó las uñas en los testículos —. Pero yo soy una mujer y, tal como escribió aquel sabio poeta, no hay odio más grande que el de una mujer despechada. En este caso, yo. Bienvenido a tu inferno. —Y apartó la mano después de darle un doloroso apretón.
Aunque le habría encantado lanzarle una descarga, el dolor era tan insoportable que solo atinó a fulminarla con la mirada mientras ella daba media vuelta y salía de su dormitorio.
Volvería a conquistarla y le haría suplicar clemencia. La recuperaría, costara lo que costase.
Y después la mataría con sus propias manos.


Y ya todos sabemos que Céfira y Stryker terminarán profundamente enamorados. ERROR. Bueno, más o menos. Resulta que ellos tienen ya una historia, de hace muchos siglos atrás, y no terminó nada, nada bien. Así que podríamos decir que Céfira estará encantada de llevar a cabo esa tarea, porque desea ver a Stryker muerto por todo lo que le hizo.

La historia de amor entre los protagonistas no me gustó absolutamente nada. Ninguno de los dos me calló bien. Stryker ya lo tenía atravesado desde hace muchos libros, y en este no cambió mi opinión. Céfira me pareció borde, demasiado brusca, ruda, incluso lunática.
Su relación me pareció retorcida. Son dos personas que cuando están separadas son el terror, no quiero ni imaginar lo que pueden llegar a hacer cuando están juntas. No sienten piedad por nada, personas que han sufrido mucho por culpa de Apolo y los humanos, es que incluso piensan que los humanos son seres que hay que destruir. ¿Os podéis imaginar lo que supondría que estas dos personas se alíen? Van a luchar para exterminarnos a todos.


Y otra cosa que me chocó mucho fue que Stryker y Céfira se dañaron mucho en el pasado. Tanto que juran que jamás se podrán perdonar. Sí, a otro con ese cuento. Es que no tardan nada en personarse mutuamente. Stryker la perdona en cuanto la ve y se da cuenta de que no puede volver a perderla. Y ella lo perdona recordando sus besos y esos buenos momentos. Pero se olvidan de todos esos siglos de odio, rencor, de todo lo que ha hecho el otro. Es que yo he tenido peleas con amigos que han durado más que lo que han tardado estos en perdonarse.

—Deja de alimentar su ansiedad.
Simi se animó al oír aquellas palabras.
—Ansiedad. Simi nunca ha comido ansiedad —Miró a Danger —. ¿Está buena?
—La verdad es que no.
—¡Oh! A lo mejor hay que echarle salsa barbacoa. Todo sabe mejor con salsa barbacoa.


Un nuevo libro de los Cazadores Oscuros, y sinceramente este no ha sido nada de mi agrado. Me ha parecido una historia corta, con lo que ello conlleva –cosas que suceden rápido y que no terminas de encontrarle lógica-; unos protagonistas que he odiado, que no me podía importar menos lo que les ocurriera. Creo que por lo único que vale la pena el libro es por todo lo que desvela y te das cuenta de que aún después de todo lo que se ha contado y desvelado todavía no has descubierto ni siquiera la cima del iceberg y eso hace que me den más ganas de continuar con la saga y seguir descubriendo cosas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada