La Caricia del infierno

martes, 11 de abril de 2017

La Caricia del infierno

Título: La Caricia del infierno
Título Original: Stone Cold Touch
Saga: The Dark Elements #2
Autor/a: Jennifer L. Armentrout
Género: Romántica Paranormal Juvenil
Idiomas:  
Layla Shaw intenta arreglar su vida hecha añicos,  tarea complicada para una adolescente convencida de que las cosas ya no pueden empeorar más. Zayne, su atractivo mejor amigo, está fuera de su alcance debido a su misterioso poder para robar el alma cuando besa a alguien. Los Guardianes, que siempre han protegido, de repente ocultan peligrosos secretos. Y no se puede permitir pensar en Roth, el sexy príncipe demonio que la entendía como nadie lo había hecho antes. Pero a veces tocar fondo es solo el comienzo. De repente, los poderes de Layla empiezan a desarrollarse y por fin recibe la tentadora oportunidad de experimentar lo que hasta ahora se le había prohibido. Entonces, cuando menos se lo espera, Roth regresa, y trae consigo noticias que podrían cambiar lo que siempre ha deseado, pero con el infierno desatándose literalmente sobre la Tierra y el aumento de los asesinatos, el precio podría ser más alto de lo que Layla está dispuesta a pagar.





Con Caricias del infierno volvemos a la historia de Layla, que sin duda me tiene enganchada de saber cómo continuará. El libro me ha tenido pegada a las páginas queriendo descubrir todo lo que podría ofrecer la historia, me ha gustado, pero creo que el nivel en este libro ha bajado, no me ha enganchado tanto como con el primero.

El libro anterior terminó con el sacrificio de Roth. Lo que dejó a una Layla destruida por su muerte. Pero con tantas cosas ocurriendo en este momento Layla tiene que reponerse lo más rápidamente posible.
Ahora el que tiene más protagonismo en la historia es Zayne, que después de ver que estuvo a punto de perder a Layla se da cuenta de que no puede seguir ocultando sus sentimientos por más tiempo, sabes que tendrá a muchas personas en su contra, pero quizás no tenga un mañana para decirle que la quiere. Así que ahora vemos a un Zayne más cercano, luchando por poder tener algo con ella, sacando a relucir todos los sentimientos que ha tenido todos estos años.

Pero ahora resulta que Roth no está muerto, ha vuelto a la tierra, y todo porque tiene una misión que cumplir. Después del “ritual” que se llevó a cabo en el último libro un Lilin anda suelto, un Lilin que es el hijo de Lilith, y que posee grandes poderes. Así que Roth será el encargado de buscarlo y darle caza.

—¿Puedes oírme? Quiero que sepas algo. —dijo, su voz ronca y gruesa, sonando bastante lejos, pero llena de urgencia —. Te amo, Layla. ¿Me escuchas? Te he amado desde el primer momento que escuché tu voz y seguiré amándote. No importa lo que pase. Te amo.


La historia me tenía enganchada por todo el tema del Lilin. Porque en el instituto comienzan a pasar cosas muy extrañas a algunos estudiantes, y es obvio que no lo hacen por voluntad propia, hay algo detrás. Estaba mirando cada detalle que contaba la autora porque quería descubrir lo que ocurría, quería no perderme ningún solo detalle, incluso comencé a crearme teorías. Y sospeché de una persona, su comportamiento me parecía demasiado extraño, y al final acerté, esa persona no era trigo limpio.
El triángulo amoroso. Ya os dije en la reseña del libro anterior que Roth me había robado el corazón, y en este libro mi opinión no ha cambiado. Es verdad que he conocido más a Zayne y se ha llevado una parte de mi corazón, es cariñoso, protector, atento… Sería imposible no enamorarse de él. Pero es que Roth lo tengo más clavado. No me extraña que Layla tenga dudas de sus sentimientos, y la situación no se lo pone sencillo para aclararse. Zayle es el primer chico que amó, y todavía tiene sentimientos por él, siempre ha estado a su lado, la ha apoyado, se ha preocupado por ella, la ha defendido, le ha hecho reír… Roth le ha enseñado a Layla lo hermosa que es, aceptar como es, que no es malvada, le enseña a divertirse, y le descubre un nuevo mundo. Como he dicho, entiendo que Layla tenga dudas, lo que me ha molestado tanto es que cuando estaba con uno no dejaba de pensar en el otro, y viceversa.
Layla sin duda en este libro se nota que ha cambiado con respecto a ese personaje que descubrimos al principio de El beso del infierno. Toma sus propias decisiones, se hace responsable de ellas, piensa en las consecuencias, lucha por defender sus ideales, es leal a sus amigos… Pero a la vez seguimos teniendo a esa chica que todo esto le supera. No sabe qué hacer, hace algunas cosas que si las pensara detenidamente se daría cuenta de que no son buenas ideas.
AQUÍ HAY UN PEQUEÑO SPOILER
Me ha hecho gracia una cosa que ha hecho la autora en el libro. Y es que desde el principio de la saga nos ha dicho que Layla no puede ser besada, que si lo hace le robaría el alma, es justamente por eso que con el único que ha podido besarse ha sido con Roth, porque no tiene alma. Pero de repente sucede algo, Zayne confía en que ella no le absorberá el alma, así que se lanza y la besa, y… no pasa nada. Enserio, NO PASA NADA. Y yo en plan… ¿enserio? ¿enserio? Vamos, que casualidad ¿no? Me estuve metiendo durante horas con Jennifer por haberse tomado esa libertad así porque sí. Pero cuando estamos llegando al final, cuando se desvelan ciertas cosas, se desvela porqué también podía besarlo, y me quedé en plan… guau, no fue una libertad que se tomó, lo hizo para que sospechara. Y la verdad es que me hizo mucha gracia que hiciese algo así para despertar que el lector sospechara que algo estaba pasando y comenzáramos a crearnos teorías.
FIN DEL SPOILER
Y por favor, tengo que hablar del personaje de Bambi, es un personaje que no habla, prácticamente no se relaciona, ni siquiera se puede decir que es secundario. Pero a mí me encanta. Esa serpiente que no deja de moverse por el cuerpo de Layla como perro por su casa, que le encanta descansar la cabeza en su pecho, que para saludar saca la lengua. Es que me encanta.


El libro ha estado genial, he disfrutado mucho, pero creo aunque se ha centrado mucho más en el misterio que envuelve, hay algunas cosas que han sido como marear la perdiz. Y creo que éste libro en concreto se debería de haber centrado un poco más en el misterio que en el triángulo amoroso. Estoy enganchada por saber qué es lo que pasará con lo del Lilin, si alguien más morirá, a quién elegirá Layla, ver en todo su esplendor de poderes a Layla, porque en este libro hemos descubierto que tiene más de los que ella creía, pero es que me da que aún no hemos visto todo lo que puede llegar a hacer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario