El Juego de la noche

martes, 24 de mayo de 2016

El Juego de la noche

Título: El Juego de la noche
Título Original: Night Play
Saga: Cazadores Oscuros #5
Autor/a: Sherrilyn Kenyon
Género: Romántica Adulta Paranormal
Idiomas:  
Cuando la luna sale, las pasiones se desatan…


Vane Kattalakis, un hombre lobo, se ha convertido en un proscrito. Su propio clan lo ha condenado a muerte por haberse puesto del lado de los Cazadores Oscuros y vive oculto en Nueva Orleans. Lo único que logra desvanecer sus malos presagios es la presencia de la atractiva Bride, a quien solo ha visto una vez pero por quien se siente irremediablemente atraído. Bride, en cambio, ha decidido que no quiere saber nada más de los hombres. Pero cuando se encuentre con la irresistible mirada de Vane, no podrá luchar contra su instinto animal de lobo.


Este libro puede ser inadecuado para menores de 18 años debido a su contenido sexual, violencia y/o adicciones. Si decides leerlo es bajo tu responsabilidad.





Volvemos otro mes más como suele ser costumbre por aquí con otra reseña de la Saga de Cazadores Oscuros.

En ésta ocasión vamos a conocer a Vane Kattalakis pero… en ésta ocasión nuestro protagonista no es un Cazador Oscuro sino que es un Were-Hunter, más concretamente un Katagaria.
¿Qué son los Katagaria? Pues dejadme que os cuente una historia…
El rey Lycaon del Allagi se enamoró perdidamente de su esposa pero ella pertenecía a la raza Apolita, así que como todos los Apolitas ella murió a los 27 años dejándolo en una gran tristeza e hijos a su cargo. El rey era un hechicero y decidió experimentar para prolongar la vida de los Apolitas. Así que combinó la esencia de sus hijos con otras especies como pueden ser osos, dragones, lobos, halcones, tigres… Con esto consiguió que sus hijos vivieran más tiempo y además eran más fuertes, diez veces más. Pero los dioses siempre buscan el equilibrio así que se creó el inverso de lo que había creado Lycaon. Así que podemos decir que los Katagaria nacían como animales y tenían corazón  de animal, mientras que los Arcadios nacían como humanos y tenían corazón humano, hasta que llegaban a la pubertad que adquirían el poder de su contrario, los Katagaria conseguían volverse humanos, y los Arcadios podían cambiar a forma animal.

Pues aquí nuestro Vane, tiene un cuerpo por el que babearía cualquiera, como suele pasar con los protagonistas de esta saga. Pero el problema es que Vane tiene muchos problemas familiares que le causaron muchos problemas en el pasado y que terminarán provocándole muchos problemas en el presente. Pero nada de eso ha impedido que Vane se convierta en un hombre dulce, familiar, cariñoso, leal, detallista, fuerte, luchador… un hombre que sin duda esperas encontrarte en la vida (aunque sea una parte, porque ya sabemos que un hombre así de sexy es muy complicado de encontrar)

Su camiseta blanca estaba ajustada sobre su cuerpo que la mayor parte de las mujeres sólo verían en los mejores anuncios de las revistas. Este era un cuerpo que anunciaba sexo. Alto y delgado, aquel cuerpo pedía que una mujer lo acariciara sólo para ver si era tan duro y perfecto como parecía.



Luego tenemos a Bride McTierney que es una mujer que lo ha pasado mal en temas de amor debido a su peso. Su exnovio, de una forma muy cruel, la dejó porque sentía vergüenza de ella; no le gustaba que lo relacionaran con ella, es más, cuando tenían sexo lo hacían a oscuras. De verdad, no me extraña que la pobre muchacha tenga tantas inseguridades después del novio que ha tenido, la ha hecho sentir como un ser inferior. Y sin duda Bride no se merece ese trato porque ella es una gran chica: fuerte, independiente, simpática, dulce, cariñosa, dedicada…  


Lo siento, Bride:
Pero necesito a una mujer más acorde con mi imagen, mi reputación. Voy a muchos sitios y necesito a mi lado la clase de mujer que me ayude, no que me entorpezca. 



Vane y Bride ya se conocieron por primera vez en el libro de Talon (El Abrazo de la noche), pero fue muy rápido. Pero aun así Bride se quedó grabada en la mente de Vane y cuando vuelve a verla no puede evitar acercarse a ella.


Aunque Vane sabe que Bride es su compañera y que si no terminan emparejándose lo pasará muy mal, está dispuesto a renunciar a ella. Pero siempre está ahí nuestro Acheron que ha sido el encargado de decirle cuatro palabritas a Vane para hacerlo entrar en razón y que no dejara pasar al amor de su vida.


—La vida es una apuesta, Vane. Es áspera y dolorosa la mayor parte del tiempo, y eso no es para un tímido. El botín es para el vencedor, no para quien no se destacó en la batalla.
—¿Qué estás diciendo?
—Creo que ya lo sabes. ¿Bride tendrá una mejor vida sin ti? ¿Quién lo puede decir? Tal vez haya algún humano por ahí que pueda apreciarla. ¿Pero él alguna vez la apreciará tanto como tú?



            Me ha encantado la pareja que hacen Vane y Bride. Él es puro amor. Él la acepta tal y como es, incluido su físico, no cambiaría absolutamente nada de ella, le gusta así. Y sin duda Vane es un hombre que sabe cómo dar un subidón de autoestima a una mujer: la trata como una reina, la llena de halagos, mimos, la mira con ojos de deseo, es feliz con solo poder estar a su lado… Ains… yo quiero uno así para mí.


Esto era el cielo. Y por primera vez en mucho tiempo, ella sintió la sensación de pertenencia. De aceptación. Vane no se preocupaba que ella no fuera flaca. A él no le importaba que estuvieran sobre una raquítica cama vieja en un apartamento diminuto.
Él parecía feliz solamente por estar con ella.
Y esa era la parte más agradable de todo esto.



Y tenemos que añadir a todas las características que posee Vane el hecho de que para mí es un pedazo de súper héroe. Tiene un montón de poderes: el de teletransportarse, viajar en el tiempo, diseñar ropa y hacerla aparecer, y no solo hacerla aparecer sino que te puede vestir con la ropa en cuestión de segundos, transformarse en lobo... Pensaba que solo le faltaba el poder de volar, pero con la teletransportación no le hace ninguna falta.


Otra cosa que me ha gustado de la historia, y ahora voy a dejar un poco de lado a los personajes principales para hablaros de otro personaje que me ha gustado mucho, y no, no es Acheron (aunque él me sigue encantando cada vez que aparece en escena), es la risa que me ha provocado el personaje de Fury. Enserio, creo que ha faltado muy pero que muy poco para que me pusiera a llorar de la risa. Era salir en la historia y siempre como mínimo hacía un comentario gracioso que me encantaba y me hacía reír un montón, da igual que estuvieran en peligro o que el momento no era el más oportuno a él le salían solos esos comentarios. Y me ha dejado con ganas de más Fury.


2 comentarios:

  1. oioioioioioi que bonito todo
    pero que BONIIIIIIIIITOOOOOOOO TOOOODOOOO JODEEEERR
    ahora reconoce que me amarás toda la vida por obligarte a leer esta saga que ya ves lo mcuho que te está molando
    EH EH EH EH EH EH
    y mis comentariazos, y todo.. oissssssss si es que soy lo más
    No, ya, en serio.. mi patata está feliz de que TODAS (aún no me lo creo) améis a Vane.. estoy en un momento de gracia y felicidad plena
    un beeeeeeeesito

    ResponderEliminar
  2. Hola Nikki a mí también me gustó mucho la historia y los personajes, y el hermano de Vane tiene varios momentos muy buenos, estoy de acuerdo contigo. Pero para mí lo mejor es Vane, yo también voy a pedir uno igual :) gracias por la reseña.

    ResponderEliminar