Hablando de… Las Portadas

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Hablando de… Las Portadas


Las portadas… esas cositas que tienen todos los libros que cuando vemos, vemos 1000 diferentes, pero… ¿realmente son tan diferentes? Si nos fijamos atentamente no son tan distintas.
Si miramos las portadas de los libros con temática Juvenil, tenemos un punto en común. LAS CHICAS. Señor@s encargados de crear las portadas en las editoriales, ¿realmente es necesario la presencia femenina en todas las portadas? Realmente pienso que las jóvenes femeninas modelos se pueden ganar bastante dinero apareciendo en las portadas de libros. Tenemos para todos los gustos, de cuerpo entero, de perfil, de solamente la cara, de forma abstracta, una porción de algo de su cuerpo, con Photoshop a kilos… Así es como parecen diferentes las portadas, pero a la vez son lo mismo.

Un problema que tengo al leer Romántica Adulta son las portadas, sí lo siento, tengo que admitirlo, tengo un problema con las portadas. Y no lo podéis negar, vosotros también tenéis un problema con ello aunque ahora mismo no lo reconozcáis, pero ya veréis como os vais a sentir identificados.
Tenemos esas portadas con esos chicos tan sensuales, tan perfectos, tan musculosos, tan… tan… deseables, sexys. Alegran la vista a cualquiera. El problema llega a la hora de sacarlo a la calle. Decidimos ponernos a leerlo en el autobús, en el metro, en la cafetería, en una hora libre en clase… Abrimos la mochila/bolso para sacarlo y es cuando nos damos cuenta de la portada, portada que verá todo el mundo. En un par de ocasiones lo he sacado y os prometo que la gente me miraba como si fuera una salida, una ninfómana. Cuando lo quiero sacar me lo pienso dos veces antes de hacerlo.
Pero no os preocupéis. Desde mi posición de lectora que le encanta éste género quiero traeros un invento para todas las editoriales que les interese, les regalo la patente, solamente tienen que agradecérmelo. ¿Cuál es? ¡¡LA DOBLE PORTADA!! Os explicaré. En algunos de los libros de pasta dura tenemos la portada de pasta y luego la sobrecubierta. Pues mi idea es hacer lo mismo con estos libros. Tendrán las portadas sexys y luego otras más… light, que serán las que saquemos a la calle. ¿Qué os parece?

Las portadas…. Ains… que haríamos sin ellas. Suspiro. Tengo dicho que no hay que juzgar un libro por su cubierta, pero la verdad es que me dejo influenciar bastante por ellas. Si no encuentro en la portada algo que llame mi atención no suelo pararme a cogerlo y a leer la sinopsis, lo siento. Enserio, tu no entras en una librería y comienzas a escuchar voces de los libros que te gritan ¡Cógeme! ¡Cógeme! Comienzas a dar vueltas por la librería viendo portadas y cuando encuentras una que llama tu atención te detienes y lees la sinopsis, si ésta llama tu atención planeas llevártelo. Y es que es imposible que te pongas a leer toooodas las sinopsis hasta encontrar un libro que te guste.

Lo admito, me dejo influenciar por las portadas a la hora de decidir si leer un libro

¿Y vosotros?

1 comentario:

  1. Estoy de acuerdo contigo. Para mí, la portada es muy importante...

    ResponderEliminar