Alianzas

viernes, 12 de agosto de 2016

Alianzas

Título: Alianzas
Título Original: Alianzas
Saga: Cuentos de la luna llena #1
Autor/a: Iria G. Parente & Selene M. Pascual
Género: Romántica, Fantasía
Idiomas: 
Érase una vez una guerra cruel.
Una confrontación entre humanos y feéricos que parecía que nunca tendría fin.
Érase una vez una reina malvada, un apuesto príncipe, dos princesas y un trovador que sabía contar las historias más maravillosas del mundo.
Y aunque los cuentos nos han enseñado a creer en finales felices, en un mundo donde su magia es real, las situaciones son completamente diferentes a como nos las han contado…
Alianzas, traiciones, luchas de poder e interesas puramente egoístas guiarán esta historia, hasta que finalmente nada de lo aparentemente predefinido llegue a cumplirse.
Ningún futuro, al fin y al cabo, es seguro…







Cuando comencé con el libro no tenía muy altas expectativas, pensé que me iba a decepcionar, que no me iba a enganchar. Pero al final ha sido todo lo contrario. Ha sido un libro que me ha encantado y que sin duda me ha dejado con ganas de más.

Tenemos entre manos una historia de fantasía, una del buen estilo de los cuentos de hadas, con hadas, elfos, humanos… Pero en realidad ya les gustaría a los protagonistas que ésta fuera una historia como en los cuentos de hadas, con un “y fueron felices y comieron perdices”.
La historia está narrada desde el reino de Lothaire, el reino de las Hadas. Allí reina Mab, que es la mala más malvada, el terror de cualquier reino, una reina sin escrúpulos y que hará cualquier cosa por conseguir lo que quiere. Hasta el punto de echar una maldición a uno de sus guerreros y convertirlo en lobo para toda la vida. También tenemos a su hijo, el príncipe Seaben, el heredero al trono.
Está narrado desde ese reino porque Seaben se va a casar, no por amor, sino que será un matrimonio de conveniencia, con Fay, princesa de Veridian. Debido a las nupcias ésta ha viajado hasta Lothaire, pero no lo ha hecho sola sino que se ha llevado a su doncella personal Sylvana y a su prima Eirene, princesa de Nryan, del reino de los elfos.


En ésta historia hay muchos personajes, con esa pequeña introducción que os he hecho ni siquiera he nombrado a la mitad de los que aparecen. Pero que no cunda el pánico no hace falta que saquéis papel y boli para ir apuntando quién es quién, yo soy realmente mala en ese aspecto y ni siquiera a mí me ha hecho falta.
Pero me ha gustado que intervinieran tantos personajes, es más, cada uno de los capítulos está narrado por un personaje, no solo por los principales, sino que de repente nos podemos encontrar con la narración con uno de los secundarios que nos desvele algo.

Eirene ha sido uno de mis favoritos, es la principal de la historia (sí, sé que con mi pequeño resumen parecía que iba a ser Fray pero no, si lo leéis descubriréis qué es lo que pasa para que ella no lo termine siendo). Me encanta su personalidad, está llena de orgullo, es inteligente, decidida, valiente, loca, le encanta jugar, le encantan los desafíos. Desde que era pequeña que fue cuando perdió a su madre se dio cuenta de lo vacía que era su vida y tomó la decisión de que no quería ser así por más tiempo, no quería ser una princesa, sobre todo actuar como una, no quería ser una mujer florero y que su deber fuera terminar casándose sin amor. Quería ser como su madre. Quería un día ser la reina de su pueblo, una reina querida, amada, que supiera tomar decisiones.

Fray… madre mía qué os cuento sobre Fray. No sé si éste personaje está hecho para que lo odies, pero yo lo he hecho. Me ha parecido: caprichosa, egocéntrica, engreída, repipi, presumida, infantil, voluble, dependiente, altanera, manipuladora, sin amor propio… Se va a casar con Seaben, pero ella lo ve como un chico engreído, frío, que le va a robar protagonismo… y aun sabiendo que se va a tener que casar con él no hace nada para intentar conocerlo e intentar llevarse bien. ¡QUE VÁIS A PASAR EL RESTO DE VUESTRA VIDA JUNTOS! Sino que lo ignora, lo evita, le dice que ni siquiera quiere darle una oportunidad a su relación, y que se vaya buscando un amante… Y encima se enfada con su prima Eirene porque no pasa las 24 horas del día con ella, es más incluso consigue hacer que ésta se sienta culpable. No os podéis imaginar el asco que le tenía a éste personaje, hasta llegué a querer que hubiese en palacio un foso, accidentalmente se callera allí y que nadie la pudiese sacar.

Es más, probablemente piense que todas las princesas somos iguales: malcriadas, vergonzosas, corteses y sin mucha iniciativa propia. No lo culpo: se me ha educado para ser alguien así durante toda mi existencia. Lamentablemente, tras la muerte de mi madre descubrí que no valía la pena vivir una vida sin vivirla; descubrí que la vida está más allá de las paredes de un palacio, de las comodidades de un servicio a tus pies.
Cuando pierdes lo único que has querido te percatas de lo vacío que estás en realidad.



Desgraciadamente en ésta historia tenemos… (música de tensión) UN TRIÁNGULO AMOROSO (con Eirene no Fray).
Enserio, he sufrido bastante con esto. No me gustan los triángulos amorosos, los odio, es más, en más de la mitad de las ocasiones la protagonista termina con el que no quiero que termine.
Los dos vértices de éste triángulo amoroso son:
Seaben. Como ya he dicho es el Príncipe de Lothaira. Pero para nada es como su madre. En un principio te puede parecer un personaje frío y plano, pero cuando decides darte una oportunidad para conocerlo de verdad descubres un personaje cariñoso, entregado, gracioso, juguetón, decidido, caballeroso, inteligente, leal… Pero tiene un par de defectos, el primero es que no tiene dos pares de cojones hasta que no llega el ahora o nunca; en muchas ocasiones ha estado en desacuerdo con las decisiones y con la actitud de su madre pero jamás ha dicho o hecho algo que lo indicara, ha agachado la cabeza y ha hecho lo que se esperaba de él. Otro defecto es que no lo he visto muy lince, Eirene está en palacio durante… ¿Cuánto? ¿un par de meses? y se da cuenta de que ahí pasan cosas muy extrañas, y que hay gente que oculta cosas, él en toda su vida no se ha dado cuenta, confía ciegamente en todas las personas que les rodea que dicen ser sus amigos.
Drake. El trovador que viene desde Astrea buscando fortuna. Es un personaje bastante divertido, loco, risueño, soñador. Es un chico trabajador que todos los días sale a contar cuentos en las calles de Lothaira por algo de dinero por el que comer. No trata a Eirene como una princesa, como el resto de personas, sino que la ve como una chica normal. Me ha dado la sensación que desde el principio era un personaje que intentaba ganarse mi simpatía, que todo lo que decía y hacía estuviera bien, no sé… me daba la sensación de que ocultaba algo (sí, esas son mis dotes deductivas, si es demasiado bueno es que oculta algo).

No sé qué tiene el personaje de Seaben pero casi desde el principio ya me convertí en #TeamSeaben. Los dos chicos son geniales y normalmente en éstos casos no sabría con cual quedarme o hubiese tardado en tomar una decisión, pero es que he tenido un flechazo por Seaben. Me caía bien Drake, pero cuando Eirene no tenía claros sus sentimientos y veía como ella lo besaba y yo estaba en plan: “Ahora me caes mal ¿por qué no puedes hacerle algo a la protagonista a ver si te odia un poquito y se vuelve más cercana a Seaben?” Aunque creo que al final del libro entendí que tenía más sentimientos por uno de ellos, espero que sea así y que no haya tenido alucinaciones.



Después, sus labios.
Se posan sobre los míos de tal manera que ni siquiera soy capaz de encontrarle una explicación a cómo o cuándo han caído sobre ellos. Mi primer impulso es abrir los ojos todo lo que puedo, con incredulidad, incapaz de reaccionar, y ahogar una exclamación llena de sorpresa. Su beso no es como los pocos que me ha dado hasta el momento: aquí no hay público a quien contentar, no hay ojos que nos vigilen. Solo estamos él y yo, y quizá por eso su caricia no es fría y sin sentimientos, sencillamente tierna y a flor de piel. No: es arrasadora y me obliga a abrir la boca bajo ella, de tal manera que puedo sentir su sabor a menta y manzanilla inundándome, igual que provoca que un estremecimiento me suba por la espalda. Es una tempestad que se deshace, furiosa y apasionada, en busca de mi alma misma. 



Cuando comencé a leer el libro pensé que iba a ser una historia bastante sencilla, teníamos un problema y que se intentaría resolver a lo largo del libro, y que el problema iba a ser el matrimonio de Seaben con Fray. Pero conforme vas avanzando con el libro te das cuenta que el problema del matrimonio de conveniencia es solo la punta de una gran maraña de problemas que van saliendo a la luz poco a poco y que nuestros personajes no tendrán tiempo de resolver algo antes de verse metido en otro problema. Otra cosa que me he dado cuenta conforme iba leyendo es que no puedes confiar en absolutamente nadie al 100%, todo el mundo parece que oculta cosas. Y es que sí, algunos me olía que escondían algo pero de otro no y fue como WHAAAATT!! Así que cuando me di cuenta de esto fue como: “¿Ahora en quién puedo confiar?” Ya ni siquiera confiaba en mi querido Seaben por si terminaba apuñalándome por la espalda.

El libro confieso que se me ha hecho un pelín largo, es que es muy gordo –por eso lo he tenido cogiendo polvo en mi estantería-, son 600 y pico páginas y ni siquiera es autoconclusivo. La verdad, me ha intimidado bastante, lo comenzaba a leer y es que no veía que avanzaba. Pero después de leerlo, la verdad es que no quitaría ni un solo capítulo a la historia, es perfecta tal cual está. Me parece que han plasmado perfectamente el ritmo de la historia. Y aunque se me ha hecho un poco pesada la lectura por el tamaño reconozco que la he disfrutado y que no podía dejar de pasar las páginas (creo que dejaba el libro cuando le tocaba narrar a algún personaje que no me terminaba de caer bien, no miro a nadie Drake).


Me he quedado con ganas de saber cómo continúa la historia, quiero más, quiero saber cómo se termina solucionando todo finalmente. Cruzo los dedos de que la noticia que he leído de que la continuación “Encuentros” se publicará el año que viene bajo otra editorial (Everest quebró) sea verdad. La verdad es que me ha encantado la forma de escribir de éstas chicas y ya estoy deseando poder leer otro libro suyo.


3 comentarios:

  1. Yo tengo Sueños de piedra esperando a ser leido. Con este no se si me animare, por lo menos hasta que se sepa algo mas de la continuacion.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. A mi estos no me llaman nada
    lo veo como muy juvenil y me da q no me va a molar xD
    un beesito

    ResponderEliminar
  3. Hola Nikki por el momento también esperaré a ver si se sabe algo más de la continuación, la historia parece interesante y no me importaría darle una oportunidad, espero que sí publiquen la siguiente y te guste tanto como ésta. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar